Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona intensificará la acción policial contra el top manta

Multarán a clientes y Colau Colau se reunirá con el Síndic para coordinarse con otros municipios
El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha garantizado este jueves que la Guardia Urbana intensificará su intervención policial ante el 'top manta' y ha anunciado que el Ayuntamiento pone en marcha 40 planes de empleo dirigidos al colectivos de 'manteros' que empezarán "tan pronto" se detallen los beneficiarios.
"Este Ayuntamiento no permitirá la utilización del espacio público para hacer esta actividad, y mucho menos cuando se produce de manera invasiva y abusiva", ha aseverado Pisarello, que ha explicado que se podrán acoger a estos nuevos planes --que se suman a otros 11 que ya se impulsaron-- personas que hayan estado en la ciudad desde julio del año pasado, algo que deberán demostrar a través del empadronamiento.
Los 40 planes de empleo se distribuirán en diez para actividades de dinamización y apoyo de espacios comunitarios; 15 para rehabilitación de escuelas, y otros 15 para rehabilitación de equipamientos públicos, limpieza y adecuación del espacio público, ha detallado Pisarello, que ha resaltado que también están trabajando en otras vías como un proyecto cooperativo desvinculado de la venta de productos ilegales.
ENTRE 500 Y 800
Tras señalar que no tienen un censo exacto de vendedores y que los cifran entre 500 y 800, ha dicho que es prioritario actuar contra las redes organizadas que importan los productos, yendo a la raíz del problema y no a los que ve como los más débiles, y ha subrayado: "No se trata de perseguir a personas, sino la práctica de la venta ambulante".
El comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, ha destacado en rueda de prensa que "ninguna de las respuestas policiales se pueden descartar", incluyendo intervenciones con decomisos y también de saturación de los espacios para evitar que se coloquen los vendedores ambulantes, algo que no impedirá que se desatiendan otras zonas de la ciudad, ha resaltado.
Ha defendido que se mantendrá el dispositivo policial en los entornos del Puerto y se extenderá al paseo Joan de Borbó, "donde se han trasladado numerosos vendedores", tras lo que ha pedido seguir colaborando con el resto de cuerpos policiales y, preguntado por si se desalojará alguna de las zonas, ha dicho que actuaciones de este calibre deben hacerse en coordinación con los Mossos d'Esquadra y que no puede detallarlo sin este trabajo previo con la policía catalana.
Preguntado por si la Urbana está haciendo suficiente, ha defendido que "sí que se ha hecho, y bastante más que el año pasado", algo que ha ejemplificado con cifras como las 16.000 denuncias entre enero y abril --un 23% más que el mismo periodo del año anterior--, 105 detenciones e imputaciones y 169.000 artículos decomisados.
"Priorizaremos esta problemática. Destinaremos los recursos que sean posibles destinar con operaciones policiales que respetan siempre el principio de proporcionalidad", ha asegurado Recasens, que ha recordado que se coordinan con otros cuerpos policiales a través de la comisión específica de la Junta de Seguridad y que también tratan el asunto con instituciones como la Fiscalía, la Agencia Tributaria y la Sindicatura.
Sobre el número de agentes que intervienen en actuaciones de saturación, Recasens ha dicho que varía según los recursos de los que disponen la Urbana, los Mossos d'Esquadra y la Policía Portuaria en función de si hay alguna urgencia y de los puestos fijos antiterroristas, y ha defendido que estas actuaciones "se han mostrado suficientes" porque han evitado la presencia de 'manteros'.
MULTAS A COMPRADORES
Pisarello ha destacado que pondrán en marcha a mediados de julio una campaña informativa dirigida también a turistas sobre las consecuencias del 'top manta' y para fomentar el comercio local, y que intensificarán las multas a compradores, que pueden alcanzar los 500 euros y de las que se han impuesto más de 150 este año y 235 en 2015.
"De la misma manera que decimos que no podemos tolerar un uso abusivo del espacio público con una práctica ilegal, daremos información sobre derechos básicos, sanidad, vivienda y alimentación y buscaremos vías para la regularización de estos colectivos", ha destacado Pisarello, que ha resaltado que se han destinado dos millones a euros a reforzar la atención social de la Oficina del Plan de Asentamientos y ha pedido despenalizar el 'top manta'.
REUNIÓN CON EL SÍNDIC Y COMERCIANTES
Pisarello ha explicado que la alcaldesa, Ada Colau, se reunirá la próxima semana con el Síndic de Greuges de Catalunya, Rafael Ribó --que pidió más actuaciones y coordinación ante el 'top manta'--, para abordar medidas concretas coordinadas con otras administraciones y con municipios de la costa catalana en los que también está presente el 'top manta', y ha garantizado: "El Ayuntamiento ejercerá todo el liderazgo que sea necesario".
Después de que asociaciones y comerciantes presentaran este miércoles un manifiesto contra el 'top manta' y de que Pisarello se reuniera con ellos, ha asegurado que todos los actores "comparten la complejidad" de la situación, ha defendido que la ciudad cuenta con un tejido comercial muy potente que se debe poner en valor, y ha insistido en que comparte la preocupación con el sector.
Preguntado por si cree que el aumento de 'manteros' se debe a un efecto llamada, ha dicho que "obedece a una situación del turismo que no se había producido también por razones geopolíticas, porque gente que iba a lugares como Egipto o Turquía ahora busca otros lugares", tras lo que ha defendido que el Gobierno municipal ha impulsado intervenciones y planes sociales antes inexistentes y ha recordado que no es un fenómeno que únicamente ocurra en Barcelona.