Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas dice que compartió al 50 por ciento con Naseiro los beneficios de venta de dos cuadros restaurados

El extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas indicó al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que participó junto al también extesorero de la formación Rosendo Naseiro en un negocio de compraventa de dos cuadros restaurados. Según la transcripción de su última declaración ante el magistrado, a la que ha tenido acceso Europa Press, recibió de Naseiro casi medio millón de euros correspondiente a su participación al 50 por ciento en los beneficios que generó la operación.
Bárcenas explicó que Naseiro realizó una transferencia de cerca de 500.000 euros a una de sus cuentas en Suiza, de nombre 'Obispado', desde otra cuenta de la que disponía en la Banca Gottardo.
"Naseiro debe tomar de forma equivocada el número de la cuenta, y lo transfiere a un número anterior, y no al posterior... o al segundo y no al primero. Como yo estaba pendiente de recibir esas cantidades, yo me pongo en contacto con el banco, me dicen que están abonada en la cuenta de 'Obispado', y automáticamente y con la misma valoración, trasladan el saldo a la cuenta mía, porque los fondos tenía que haberlos recibido yo, porque era una operación hecha por mí", explicó durante el interrogatorio, que se prolongó durante casi cinco horas.
Bárcenas dijo que el dinero ingresado respondía al "pago del porcentaje pactado como consecuencia de unos temas de intermediación en obras de arte", en concreto, la restauración y reventa de dos cuadros, "un 'Van der Hamen' y una obra de un pintor sevillano que se llama Murillo".
El extesorero especificó que, en aquella ocasión, desembolsó unos 150.000 euros y que realizó esa inversión porque Naseiro no podía comprar las obras de arte en un momento determinado. "La única vez que he hecho una operación con él, en la que me haya abonado los fondos desde Suiza, es exclusivamente en esta ocasión", puso de manifiesto.
Aseguró, además, que de la restauración de las obras de arte se ocupó la persona que buscó para ello Naseiro, uno de los habituales que solían trabajar para él. "No sé si es un restaurador que trabaja para El Prado, o quién es", agregó.