Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas consiguió un 8 por ciento de descuento en las obras de la sede del PP por pagar más de la mitad en negro

Niega que ingresara en Suiza dinero procedente de la caja B porque hubiera tenido que contar con la connivencia de Lapuerta
El extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas ha reconocido durante su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que obtuvo un 8 por ciento de descuento en el coste de la remodelación de la sede central de la formación en la calle Génova de Madrid tras negociar esta rebaja con el arquitecto Gonzalo Urquijo a cambio de pagar más de la mitad del proyecto en negro.
Bárcenas ha ratificado las entregas de dinero negro al arquitecto encargado de la remodelación de las oficinas principales de la formación por las que se pagó un importe global de 888.000 euros, según recogió el extesorero en su contabilidad B. Ha asegurado, además, que quemó, junto al también extesorero Álvaro Lapuerta, papeles relacionados con la obra.
A este respecto ha asegurado que, dado que el pago de las obras se realizaba en su mayor parte en negro, negoció con el arquitecto y propietario de la empresa Unifica ahorrarse el IVA. Añadió al trato una rebaja de un ocho por ciento sobre el coste total de la reforma.
El exsenador ha reconocido que fue él quien llevó el peso de la negociación en una reunión celebrada con Urquijo en la que estuvieron presentes el también extesorero Álvaro Lapuerta y el exgerente Cristobal Páez. El arquitecto --ha dicho-- "es un caballero educadísimo" con el que se puede tratar cualquier tema.
NO SE LLEVÓ DINERO DE LA CAJA B
Bárcenas ha negado, además, que exista relación entre tres apuntes que reflejó en la contabilidad B y otros tantos ingresos efectuados en sus cuentas suizas. Ha asegurado que es "absolutamente imposible" que desviara fondos de esta caja ya que sus movimientos estaban sometidos a un doble control.
Las entradas y salidas quedaban anotadas tanto por él como por Lapuerta y los apuntes realizados por ambos debían coincidir. Así, ha asegurado que para poder llevarse dinero procedente de las donaciones tendrían que haberse puesto de acuerdo los dos. "Eso no pasó", ha agregado.
En concreto, el juez Ruz investiga tres apuntes contables reflejados en los 'papeles de Bárcenas' y tres depósitos por cuantías similares que el extesorero realizó en sus cuentas de Suiza, según recogían las comisiones rogatorias cursadas por las autoridades helvéticas.
Se trata de un ingreso de 30.050,61 euros que Bárcenas realizó en la cuenta denominada 'Dreba' del Dresdner Bank el 31 de enero de 2001, otro de 120.000 que se hizo en otro depósito del mismo banco el 30 de junio de 2003 y una transferencia de 50.000 euros que Bárcenas recibió el 25 de mayo de 2007.
Los 'papeles de Bárcenas' reflejan tres entradas que coincidirían con estas cantidades. En enero de 2001 el extesorero anotó una donación a nombre de 'Cecilio Sanch. (Aguas)' --identificado en la investigación como Cecilio Sánchez Martín, vinculado a la empresa FCC-- por importe de 5 millones de pesetas; el 25 de junio de 2003 otra por importe de 120.000 euros a nombre de 'M.Contreras', identificado como el presidente de la constructora sevillana Azvi, Manuel Contreras; y el 24 de mayo de 2007 una supuesta donación de 60.000 euros a nombre de 'Manolo Contreras'.
"EL DINERO DE SUIZA ES MÍO"
Al igual que en anteriores declaraciones, el extesorero ha defendido que el dinero que tenía en Suiza siempre fue suyo y no del PP, y que provenía de la compra-venta de obras de artes, la intermediación en transacciones con empresarios con los que se reunía en hoteles del país helvético y otras operaciones comerciales.
En todo caso, no ha querido detallar ninguna de estas operaciones salvo una relativa a la venta de una finca agropecuaria en Córdoba (Argentina) por la que ofreció su mediación a través del abogado Patricio Edgardo Bel.
El abogado del extesorero ha aportado al juez Ruz tres documentos: un recibo de un ingreso de 500.000 euros en Caja Madrid realizado por su mujer, Rosalía Iglesias, y en el que no figura firma alguna, una orden de venta de las acciones de Libertad Digital adquiridas por su esposa y un documento aportado por su abogado suizo en el que se niega un supuesto incremento patrimonial de un millón de euros en una de sus cuentas.