Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas declara este miércoles por los ordenadores y un día antes lo hará la gerente del PP por su despido

El extesorero del PP Luis Bárcenas declara de nuevo este miércoles en los Juzgados de Plaza de Castilla por la causa del borrado de los dos ordenadores que utilizaba en 'Génova', una declaración como testigo que se producirá un día después de que la gerente 'popular', Carmen Navarro, vuelva a ser interrogada como investigada por el caso del despido del que fuera máximo responsable de las finanzas de la formación.
Tras su declaración del pasado 3 de febrero, Bárcenas vuelve a testificar ante la juez de Instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire. Entonces sostuvo que en sus ordenadores había recibís relacionados con "determinados sujetos del PP" y una carpeta sobre pagos relacionados con la causa abierta en la Audiencia Nacional por la presunta caja B del PP, además de "documentos que afectaban a la campaña electoral".
Esta versión fue negada por la gerente 'popular', Carmen Navarro, y por el asesor jurídico de la formación, Alberto Durán, quien también ha declarado en representante del PP al estar citado en esta causa como persona jurídica, la nueva figura con responsabilidad penal introducida en la legislación por el exministro Alberto Ruiz-Gallardón. La juez investiga un posible delito de encubrimiento y otro de daños informáticos.
Durán aseguró que él trabajaba de forma "autónoma" y que su 'jefa' directa, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, así como Carmen Navarro, sabían de la entrada en el antiguo despacho de Bárcenas, pero no que se iba a aplicar el protocolo de borrado en sus dos ordenadores instaurado por la gerente en 2010.
El último en declarar ha sido el jefe informático del PP, José Manuel Romero, que corroboró la versión de sus superiores y aportó como prueba un albarán firmado por Javier Barrero --su antecesor en este cargo, y que negó la existencia de protocolos de borrados-- con el que pretendía probar que al menos uno de los dos ordenadores de Bárcenas fue comprado por el PP.
EL MARTES, EL DESPIDO
La tesorera y gerente del PP, Carmen Navarro, y el asesor jurídico del partido, Alberto Durán, tendrán que comparecer como investigados un día antes, el martes, en esta ocasión ante el juez de Instrucción número 2 de Madrid, Arturo Zamarriego, que pretende que aclaren si la formación tuvo o no conocimiento de que el extesorero Luis Bárcenas había solicitado su reingreso a través de una carta que presuntamente recibió la jefa de personal, Milagros Puentes.
El pasado 22 de diciembre, el magistrado tomó declaración como investigada a Puentes, a la que Bárcenas acusa de mentir ante notario sobre el proceso de su despido. Era la segunda vez que la trabajadora del PP comparecía por la presunta comisión de delitos de falsedad documental y estafa procesal.
Milagros Puentes negó en un acta notarial haber estampado su firma en el acuse de recibo de una carta fechada en febrero de 2010 y en la que Bárcenas solicitaba el reingreso en el partido. No obstante, una pericial caligráfica, ordenada por el juez, desmintió su versión y apuntó a que la letra que figura en el documento es suya.
Navarro y Durán fueron las dos personas que acompañaron a Puentes al notario donde efectuó esa declaración presuntamente falsa. El letrado de Bárcenas, Francisco Maroto, aseguró en diciembre que su intención era que, en último extremo, compareciera ante el juez la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.
Cospedal aseguró que su extesorero salió del partido en abril de 2010, y que desde esa fecha hasta diciembre de 2012 lo que se le pagó fue una indemnización en diferido: 21.000 euros mensuales hasta cobrar 700.000 euros. En julio de 2014, el Juzgado de lo Social número 16 de Madrid desestimó la demanda por despido improcedente presentada por Bárcenas y por la que le reclamaba al PP 900.000 euros. Su versión es que el despido se realizó en enero de 2013 y no en 2010 como afirma la formación que preside Mariano Rajoy.