Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas vuelve a declarar mañana por el borrado de sus ordenadores

El extesorero del PP Luis Bárcenas declara de nuevo este miércoles en los Juzgados de Plaza de Castilla por la causa del borrado de los dos ordenadores que utilizaba en 'Génova' y por los que acusa a la dirección del PP por una presunta eliminación de pruebas que afectaría a dirigentes de esta formación.
Tras su declaración del pasado 3 de febrero, Bárcenas vuelve a testificar ante la juez de Instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire. Entonces sostuvo que en sus ordenadores había recibís relacionados con "determinados sujetos del PP" y una carpeta sobre pagos relacionados con la causa abierta en la Audiencia Nacional por la presunta caja B del PP, además de "documentos que afectaban a la campaña electoral".
Esta versión fue negada por la gerente 'popular', Carmen Navarro, y por el asesor jurídico de la formación, Alberto Durán, quien también ha declarado en representante del PP al estar citado en esta causa como persona jurídica, la nueva figura con responsabilidad penal introducida en la legislación por el exministro Alberto Ruiz-Gallardón. La juez investiga un posible delito de encubrimiento y otro de daños informáticos.
Durán aseguró que él trabajaba de forma "autónoma" y que su 'jefa' directa, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, así como Carmen Navarro, sabían de la entrada en el antiguo despacho de Bárcenas, pero no que se iba a aplicar el protocolo de borrado en sus dos ordenadores instaurado por la gerente en 2010.
El último en declarar ha sido el jefe informático del PP, José Manuel Romero, que corroboró la versión de sus superiores y aportó como prueba un albarán firmado por Javier Barrero --su antecesor en este cargo, y que negó la existencia de protocolos de borrados-- con el que pretendía probar que al menos uno de los dos ordenadores de Bárcenas fue comprado por el PP.