Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ni Barreda, ni Montilla, nadie quiere el almacén nuclear

En Yebra y en Ascó, algunos vecinos son contrarios a albergar cerca de sus casas un almacén nuclear. A ellos se han sumado los presidentes autonómicos de sus comunidades. José María Barreda, presidente de Castilla La Mancha, está de acuerdo con la líder de la oposición y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Barreda ha asegurado en el Informativo Matinal de Telecinco que va a "hacer todo lo posible para evitar la instalación del cementerio nuclear". 
El presidente de la Generalitat, José Montilla, también ha dejado claro su oposición. "Yo no quiero el almacén nuclear en Ascó". En Cataluña se genera más del 40% de la energía nuclear que se produce en toda España, ha explicado.
El president ha defendido la "solidaridad" entre territorios, y tras precisar que no es contrario a la energía nuclear, ha abogado por que el Almacén Temporal Centralizado (ATC) se ubique en otra comunidad autónoma. Y esto días después de que dijese que esta es una decisión de los ayuntamientos y que la comunidad no se opondría a ello. Los socios de su gobierno, ERC e ICV, han acuciado el domingo al presidente para que rechazara de forma contundente la posible candidatura de Ascó.
Sin embargo, los alcaldes de Yebra y Ascó -este municipio ya cuenta con una central nuclear- insisten en que un almacén nuclear genera mucho empleo y riqueza. Con este argumento intentan convencer a sus vecinos. Algunos se han echado a la calle para dejar clara su oposición. A pesar de todo, Ascó prevé aprobar su candidatura este martes.
Los números
El municipio que albergue el ATC recibirá anualmente una asignación de hasta 7,8 millones de euros cuando comience el almacenamiento de combustible. Para la construcción de las instalaciones se estiman necesarios unos 300 trabajadores durante los cinco años de la primera etapa, con algún pico de hasta 500 empleados. No obstante, también es necesaria una inversión de 700 millones de euros.
Procedimiento
El futuro almacén albergará 7.000 toneladas de combustible de centrales nucleares españolas y 1.900 metros cúbicos de residuos del desmantelamiento. Desde Enresa, Empresa Nacional de Residuos Radioactivos, asegura que un almacen no produce energía, no reacciones nucleares y, por tanto, no es contaminante. 
El material para almacenar llega en contenedores homologados y se introduce en cápsulas de aceroque, a su vez, van en tubos, donde pueden permanecer hasta 60 años.
Enresa explica que un único almacen es más seguro y barato que la dispersión del material.
Pero no todos quieren un almacén de este tipo. Este fin de semana dos pueblos segovianos se han echado para atrás. Los Ayuntamientos de Bernuy de Porreros y de Campo de San Pedro, ambos gobernados por el PSOE, han anunciado que no optarán a acoger el ATC.
Hasta el sábado está abierto el plazo para que los ayuntamientos presenten sus candidaturas a albergar el almacén nuclear de residuos.