Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez liga también a Barreiro con tráfico de influencias y ve que pudo frenar críticas del PP por un enchufe

La jueza intenta desmontar algunas "aseveraciones" del fiscal, quien avaló investigar al popular pese a ver "frágiles" conclusiones de Aduanas
La jueza instructora de la 'Operación Pokémon', Pilar de Lara, pidió al Tribunal Supremo (TS) que investigase al presidente del PP de Lugo y portavoz de los populares en el Senado, José Manuel Barreiro, al considerar que pudo haber cometido hechos delictivos "indiciariamente calificables" como supuestos delitos de cohecho y tráfico de influencias.
Lo ratifica la exposición razonada de más de medio centenar de folios remitida al Supremo, a la que ha tenido acceso Europa Press, y en la que, al margen de reiterar las "pruebas indiciarias" que, a su juicio, dan a entender que Barreiro "recibió 5.000 euros" de la empresa Vendex por lo que habría incurrido en cohecho, expone los argumentos en relación a un segundo delito: tráfico de influencias.
En el escrito, con fecha de 10 de octubre de 2014, De Lara alude a un informe de finales de septiembre presentado por Servicio de Vigilancia Aduanera sobre la supuesta influencia de Barreiro en la contratación de Fidel P. en la empresa Doal, filial de Vendex y concesionaria de la ORA.
Asimismo, asume las conclusiones de los investigadores, que aluden a una conversación entre el responsable de Doal, Javier Reguera, y el delegado de Vendex en Galicia, José María Tutor, en la que el primero le pediría a su jefe que trasladase al popular que su petición de contrato se había materializado para que "acallase" las críticas del grupo municipal popular a la gestión de la ORA. Aduanas ratifica que dichas críticas, efectivamente, "cesaron".
Igualmente, remarca que de los informes de Aduanas, las conversaciones, el análisis de documentación y, sobre todo, las "contradicciones" en declaraciones de testigos se infieren "indicios bastantes" para considerar que Barreiro pudo haber cometido cohecho y haber recibido dinero de responsables de Vendex, matriz de la 'Pokémon'.
Además, subraya que en la documentación solicitada al PP no constan los 5.000 euros que supuestamente Vendex entregó a Barreiro ni tampoco se da por "efectuado" el pago en ninguna de las cuentas bancarias examinadas por Vigilancia Aduanera, "lo que revelaría que se podría haber realizado (al senador popular) a título particular".
"INDICIOS BASTANTES"
En su exposición motivada remitida a la Sala de lo Penal del Supremo De Lara recuerda la condición de aforado de Barreiro, como senador, y que es presidente del PP de Lugo desde el año 2002, y se reafirma en que de las distintas diligencias realizadas en el marco de la 'Pokémon' se infieren "indicios bastantes" para considerar que pudo haber cometido cohecho y tráfico de influencias.
Para argumentar la supuesta comisión de cohecho, la jueza se remonta a los "antecedentes fácticos" de la investigación y detalla el proceso que supuestamente seguían los responsables de Vendex, encabezados por su delegado en Galicia, José María Tutor, para lograr o mejorar adjudicaciones mediante supuestos regalos y sobornos a funcionarios y políticos, así como el contrato de 'enchufados' a petición de los mismos.
De Lara cita en su exposición a varios cargos "de distinto signo político" de los que se sospecha que pudieron recibir favores, como el alcalde de Lugo, el socialista José Clemente López Orozco, al tiempo que repasa las conclusiones de los informes que ya han ido trascendiendo conforme se ha ido levantando parcialmente el secreto de sumario.
Así, asume las conclusiones de Aduanas que dan por probado que Barreiro "se reunió" con el delegado de Vendex en Galicia, José María Tutor Lemos, el 20 de mayo de 2011 "siendo objeto de dicha reunión la presunta entrega, por parte del delegado de Vendex en Galicia al (ahora) senador de 5.000 euros".
"CONTRADICCIONES" SOBRE 'EL CHINO'
En cuanto a los indicios que ratificarían esta interpretación alude al fax emitido el 16 de mayo de 2011 por Tutor al jefe de Vendex, Gervasio Rodríguez, en el que "utilizando una terminología clave" estaría "encubriendo pagos" --que sumarían hasta 47.000 euros-- a partidos de diferente color en algunas ciudades y otras localidades de la comunidad.
También cita conversaciones telefónicas entre dirigentes de Vendex, anotaciones en la agenda de Tutor, "resguardos o recibos de color rosa" incautados en las diligencias del registro de Vendex, en los que constan anotaciones de presuntos pagos; las conversaciones telefónicas entre los distintos imputados y el uso de motes. Aduanas constató que se referían a Barreiro como 'El Chino' o 'El Oriental'.
Entre las alusiones que entiende como "indiciarias", señala el hecho de que Tutor hable de entregar "un informe" a Barreiro (cuando la trama utiliza de forma habitual este término para referirse a la entrega de dinero) o la similitud del método seguido en supuestos de pagos reconocidos por los propios imputados.
Por otra parte, alude a las localizaciones de los terminales telefónicos que permiten inferir, según Aduanas, que Barreiro y Tutor se vieron el 20 de mayo durante unos pocos minutos en Lugo. Ésta es la jornada en la que supuestamente el delegado de Vendex en Galicia realizó la "ruta del bacalao", como se habría referido en clave al reparto de dinero a diversos partidos a cambio de favores en diversas ciudades.
Igualmente, De Lara considera "fundamentales" las contradicciones en las que han incurrido en sus declaraciones el propio Tutor y el jefe de servicio de Doal, Javier Reguera, a la hora de tratar de explicar los encuentros mantenidos entre Tutor y Barreiro, puesto que no coinciden en la versión expuesta en sus primeras declaraciones, un "oscurantismo" que hace sospechar la posible existencia de un fin "delictivo".
"DIFICULTAD DE ACREDITAR PRUEBAS DIRECTAS"
Durante su exposición, en la que incorpora el aval del fiscal Juan José Begué a continuar esta investigación, la jueza trata de desmontar algunas de las reticencias que, no obstante, éste hizo constar en su escrito en el que, por ejemplo, subrayó que las conclusiones de Aduanas eran "frágiles".
De Lara rebate que la conducta a investigar de Barreiro "no puede ser examinada de forma aislada", sino conjuntamente en relación "a todos los extremos, antecedentes y datos comprendidos" en los informes de Aduanas, al tiempo que reitera en varias ocasiones "la dificultad de acreditar por pruebas directas" un delito como el de cohecho, infracción supuestamente cometida por Barreiro.
No en vano, esgrime que se trata de un delito cometido generalmente en el ámbito de la "clandestinidad" en el que, salvo "extrañas y contadísimas ocasiones", nadie reconoce su autoría, lo que hace preciso "recurrir a pruebas indiciarias" que permitan, de forma autorizada "tanto legal como jurisprudencialmente", desvirtuar "el principio de presunción de inocencia".
Sobre esta base, la instructora se reafirma en que los indicios obrantes en la causa "no se limitan a corroborar el apodo utilizado para designar a Barreiro ('El Chino' o 'El Oriental')" o a ratificar que efectivamente se reunió con Tutor, sino que apuntan a la existencia de posibles delitos de cohecho y tráfico de influencias.
'ENCHUFE' A UN TRABAJADOR
De Lara también incluye el informe de Aduanas en que, en base a escuchas y la declaración de Reguera, se concluye que Barreiro influyó para la contratación de Fidel P. como vigilante para Doal, además de ligar dicho contrato --que se formalizó-- con la petición de silenciar críticas del PP sobre la gestión de la ORA.
Frente a las dudas del fiscal, quien apuntó que "sin negar el supuesto intento de influjo" hay críticas mediáticas posteriores del PP que parecen contradecir esta interpretación, la jueza rechaza "refrendar tales aseveraciones" de Begué e insiste en que las críticas "se acallaron" hasta el momento en que trascendió la operación con las detenciones producidas el 20 de septiembre de 2012.