Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso defiende ante Zapatero un régimen sin español para la patente europea

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso (d), pronuncia un discurso ante el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia). Durante la sesión plenaria, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo balance de la presidencia española de la UE y se someterá al examen de los eurodiputados. EFEtelecinco.es
El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, defendió hoy establecer un régimen lingüístico de tres idiomas -sin el español- para la futura patente comunitaria pese al rechazo de Madrid.
Barroso hizo su defensa, precisamente, en una rueda de prensa junto al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la sede del Parlamento Europeo (PE) en Estrasburgo (Francia).
El jefe del Ejecutivo comunitario insistió, preguntado por los periodistas, en la necesidad de avanzar cuanto antes hacia una patente común en Europa, que reduzca los costes para los innovadores.
El problema lingüístico bloquea desde hace años el dossier, ante la negativa de países como España o Italia a renunciar a que sus idiomas formen parte del sistema.
Mientras, Bruselas -que volvió a presentar una propuesta al respecto el 1 de julio- defiende usar las tres lenguas con las que trabaja ya la Oficina Europea de Patentes: inglés, francés y alemán.
"Esto no es un concurso de belleza entre idiomas, se trata de encontrar una solución práctica para reducir el coste de las patentes en Europa", subrayó Barroso, para quien el modelo de tres lenguas es "equilibrado".
En su opinión, "los innovadores europeos no pueden permitirse seguir pagando tarifas excesivas para proteger sus inventos", pues eso supone un freno a los nuevos productos en Europa.
"Es realmente hora de resolver esto", aseguró Barroso.
Según explicó, Bruselas consultó a la Presidencia de turno española sobre el asunto, pero ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, decidió seguir adelante con su propuesta.
La CE presentó su iniciativa al día siguiente del fin del semestre español al frente de los Veintisiete, pero Barroso dejó claro que la fecha no tiene nada que ver con la oposición de España.
"Podríamos haber esperado un mes más, aquí estamos hablando de un retraso de, digamos, 30 años", señaló.
La intención de Bruselas es poner en marcha un nuevo sistema de patentes que simplifique el actual, diez veces más caro que el estadounidense, lo que supone una merma a la competitividad de la economía europea.
Para ser aprobada, la nueva patente europea necesita la unanimidad de los veintisiete países de la Unión, que ahora intentarán ponerse de acuerdo pese a lo reacios que son algunos.
"Vamos a discutir esta propuesta", confirmó hoy el propio Zapatero.