Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso está preocupado por la participación en las europeas y pide que se vote

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durão Barroso, hoy en Bruselas. EFEtelecinco.es
El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durão Barroso, admitió hoy que la participación en las elecciones europeas que arrancan mañana es "algo que preocupa a todos", por lo que llamó a los europeos a ejercer su derecho al voto.
Preguntado por los periodistas en una rueda de prensa, Barroso confió en que los candidatos y los grupos políticos "hagan todo lo posible para movilizar a los votantes europeos" y recordó que el Ejecutivo comunitario ha sido muy activo en este sentido.
Según explicó, el colegio de comisarios analizó hoy las previsiones de participación en los comicios, en los que algunos sondeos prevén un nuevo descenso.
Barroso subrayó que "hay una tendencia desde las primeras elecciones a una caída de la participación" e insistió en que es algo que resulta "paradójico", dado que el Parlamento Europeo (PE) "ha ido aumentando su importancia".
Según la última encuesta difundida por la Eurocámara a un mes de los comicios, la intención de voto estaría en torno al 49 por ciento, frente a una cifra que no alcanzaba el 40 por ciento en sondeos anteriores.
El Parlamento Europeo (PE) sin embargo, advirtió de que no se puede asegurar esa participación, aunque confía en que al menos se acerque a la registrada en las elecciones de 2004, cuando votó un 45,47 por ciento de los europeos llamados a las urnas.
"El llamamiento que hago es que los ciudadanos que tienen la oportunidad de votar, lo hagan y ejerzan sus derechos", dijo Barroso, que recordó que no hace mucho tiempo un gran número de europeos no podía acudir a las urnas o lo hacían bajo un sistema de partido único.
Por su parte, el primer ministro checo y presidente de turno de la UE, Jan Fischer, señaló en un comunicado que, por su propio "interés", todos los europeos deben "utilizar su voto para influir en la composición de una institución que es un actor europeo importante", y cuyas competencias pueden verse incrementadas si se aprueba el Tratado de Lisboa.
En ese sentido, señaló que la Eurocámara toma decisiones sobre "asuntos reales", que suponen "más de dos tercios de las leyes que influyen en nuestra vida diaria".
"Entiendo que la gente pueda sentirse cansada de los políticos, pero en estas elecciones vamos a votar sobre asuntos europeos, no nacionales", indicó, y agregó que por esa razón "todos los ciudadanos responsables" han de ejercer su voto.
Fischer recordó igualmente que el Parlamento es el único órgano de la UE que los ciudadanos pueden elegir, y apuntó que la "clave" de su calidad reside en el pueblo.
"A menudo oímos que hay un déficit de democracia en la UE; votar en las elecciones europeas es la mejor manera de eliminar ese déficit", destacó.
"Uno no puede quejarse de que la UE no es democrática y, al mismo tiempo, rechazar acudir a las urnas", concluyó Fischer.