Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Batet (PSC) propone un impuesto para emisiones de CO2 y una ley de pobreza energética

Carga contra las políticas regresivas del PP y sus "recetas antiguas"
La candidata del PSC por Barcelona para las elecciones generales del 26 de junio, Meritxell Batet, ha desgranado este martes sus propuestas en materia de medio ambiente, entre las que destacan un impuesto para las emisiones de CO2 y una ley contra la pobreza energética para que todos los ciudadanos tengan acceso garantizado a los suministros.
En el marco de un diálogo con expertos en medio ambiente independientes y el responsable del PSC en esta materia en el Parlament, Jordi Terrades, Batet ha destacado la necesidad de crear una "fiscalidad verde" para que España se equipare a los países de la OCDE y retome las medidas medioambientales impulsadas por los socialistas y paralizadas por el Gobierno del PP.
Con parte del impuesto sobre emisiones de CO2, Batet propone financiar un nuevo "fondo verde" para la transición energética y la reforma del mercado eléctrico, medidas que deben ir acompañadas de una auditoría de los costes regulados integrados en la tarifa.
"Hemos pasado del 'quien contamina paga' al 'quien puede pagar puede contaminar", y es urgente que haya una concienciación colectiva a favor del medio ambiente y contra el cambio climático, ha añadido Batet.
El programa electoral del PSC está inspirado en la mejor tradición reformista que caracteriza el partido y tiene en cuenta el medio ambiente y la sostenibilidad en todos sus ejes: "Ni sanidad, ni educación, ni referéndum ni fondo de garantías. Si no conseguimos salvar el planeta no tiene sentido hablar de nada más".
Para Batet, hay tres afirmaciones que son innegables: que la población crece cada día creando desequilibrios demográficos, que el cambio climático es una realidad a la que hay que dar respuesta inmediata --"no es cuestionable, existe y no desaparecerá"--, y que se han superado los límites ecológicos del planeta.
Ante este panorama, el Gobierno del PP ha "mantenido recetas antiguas, ajenas a estas certidumbres y a la realidad" y ha frenado elementos esenciales para la transición energética que impulsó el PSOE, y con ello ha contribuido a la destrucción de 23.000 puestos de trabajo en el sector.
Batet también ha destacado que el PP "ha privatizado el litoral" español con su ley de costas y ha derogado la normativa que garantizaba la conservación de los parques nacionales y el carácter estratégico de las montañas.
DECIR 'SÍ' AL MEDIO AMBIENTE
El 26J los ciudadanos tienen la oportunidad de votar al PSOE y "decir 'sí' otra vez a la protección del medio ambiente", la lucha efectiva contra el cambio climático y la sostenibilidad como política esencial.
Al frente del Gobierno, los socialistas configurarán una economía verde y eficaz, crearán empleo de calidad, invertirán en investigación e incorporarán el medio ambiente en todas sus acciones, instando también a que lo hagan las empresas.
Además, reducirá los residuos para cuidar el medio ambiente y para mejorar la salud de los ciudadanos, y aprobará una ley de transición energética y cambio climático que incluirá un precepto pionero: que todos los edificios públicos sean 100% renovables antes de 2025.
Batet también se ha comprometido a impulsar el transporte colectivo, prohibir el fraking, cerrar progresivamente las centrales nucleares de 40 años y prohibir cambiar el uso del suelo en las zonas afectadas por incendios forestales.