Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Batet rechaza la petición de una "gran coalición" realizada por los asistentes al Círculo Ecuestre de Barcelona

Critica que PP y Podemos les exijan su "ahesión" y precisa que sólo el PSOE reconoce el "problema político" catalán y propone soluciones
La candidata del PSC por Barcelona en las elecciones generales del 26 de junio, Meritxell Batet, ha rechazado la insistente petición que le han hecho los asistentes a un encuentro con el Círculo Ecuestre de Barcelona, de que tras las elecciones generales se forme una "gran coalición" que "frene" el auge de Podemos. Batet ha sido clara al afirmar que los socialistas no facilitarán un Gobierno del PP.
"No podemos propiciar un Gobierno del PP para mantener las cosas como están", y el PSOE es ahora la alternativa a la corrupción y los recortes, y el único partido con un proyecto sólido para afrontar los cinco retos de España: socioeconómico, intergeneracional, de género, institucional y territorial, según ella.
Que no haya una gran coalición no significa que el PSOE "no mantenga los grandes pactos de Estado ni rompa la determinada unidad en políticas clave", algo que no ha hecho nunca, ha reivindicado Batet.
GOBIERNOS PP-PSOE "HAN FUNCIONADO" CUANDO MATABA ETA
También ha explicado que los gobiernos PP-PSOE han funcionado en momentos y circunstancias muy especiales, como con ETA en el País Vasco, pero que aquello "no es comparable con ahora porque ahora hay que apostar por el cambio y la socialdemocracia".
Batet ha alertado de que tanto el PP como Podemos exigen la "adhesión" del PSOE a sus programas, vetando así la negociación y el pacto que ahora reclaman las circunstancias.
"No es momento de pactos de adhesión, sino de acordar y dialogar" para buscar políticas que acerquen y no alejen, algo que parece complicado porque PP y Podemos se empeñan en vetar el diálogo por puro partidismo, ha destacado Batet.
"Ha llegado el momento de que España renueve el gran pacto de convivencia que nos dimos en 1978", y el PSOE es el partido más preparado y con un proyecto más sólido para este cometido, ha proclamado.
Ante las encuestas que apuntan a un 'sorpasso' de Podemos a los socialistas, el presidente del Círculo Ecuestre, Alfonso Maristany, ha destacado la necesidad de que haya "un PSOE y un PSC fuertes porque eso da estabilidad" al país.
EL PSOE, EL ÚNICO QUE RECONOCE EL PROBLEMA POLÍTICO CATALÁN
La candidata socialista ha asegurado tambén que el PSOE es el único partido que reconoce que existe un "problema político" por el encaje de Cataluña en España y que propone soluciones.
En cambio, el PP obvia la situación, CDC y ERC han tirado la toalla y Podemos ha caído en la "trampa de hablar sólo del cómo --el referéndum-- y no del qué o hacia dónde se va", ha destacado en un almuerzo-coloquio en el Círculo Ecuestre de Barcelona, ante unos 70 socios.
Los socialistas han sido los "primeros en reconocer que las demandas de Cataluña plantean un problema político que requiere unas respuestas políticas" que sólo el PSOE ha puesto encima de la mesa: acordar una reforma de la Constitución en clave federal y refrendarla posteriormente.
Según Batet, esta propuesta --"jurídicamente viable, socialmente deseable y políticamente constructiva"-- supone un avance en el autogobierno de Cataluña, en el reconocimiento de sus competencias y en la mejora de su financiación, y nace desde un catalanismo político que abandera el PSC en solitario.
Lo que proponen CDC y ERC, en cambio, ha provocado que se haya "perdido la vocación de una Cataluña grande, que quiere influir y ser protagonista de los cambios", algo que la reforma federal del PSOE puede revertir.
RECUPERAR EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA
Preguntada también por la enseñanza religiosa, Batet ha destacado la necesidad de recuperar una asignatura como la de educación a la ciudadanía, que incluya materias como la violencia de género, la tolerancia y el conocimiento de las religiones.
"Una cosa es el conocimiento de las religiones, que defendemos y promovemos, y otra las creencias, que deben quedar en el ámbito personal y particular" de cada una de las personas, ha añadido.