Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Batet admite gestión "deficiente" del Gobierno del PSOE con la burbuja inmobiliaria

Propone una tasa para bancos con pisos vacíos de desahuciados
La candidata del PSC por Barcelona en las elecciones generales del 26 de junio, Meritxell Batet, ha admitido este viernes que el último Gobierno del PSOE "gestionó de manera insuficiente o deficiente" la burbuja inmobiliaria y la vivienda social.
Lo ha dicho en un acto sobre vivienda en el Centro Cívico Albareda de Barcelona, en el que también ha participado la candidata al Congreso por Barcelona, Mercè Perea; el concejal de Arquitectura en el Ayuntamiento, Daniel Mòdol, y el abogado Isidor García.
"El reto hoy cada vez es más grande pero se empezó a ver de manera muy clara cuando estábamos en el Gobierno" y no se tuvo la capacidad de reacción que exigía el momento, ha dicho Batet.
Esta ineficiencia acabó de "rematarse con cuatro años del PP", que han culminado en una situación absolutamente alarmante en la que la vivienda ha dejado de ser un derecho para los ciudadanos.
Batet ha hecho autocrítica pero también ha querido dejar claro que la burbuja inmobiliaria "fue el éxito o el milagro económico del señor Rato y del señor Aznar".
PROGRAMA SOCIALISTA
El programa de los socialistas en materia de vivienda se centra en dos ejes: asegurar el derecho a un techo digno y asegurar el futuro del sector y la reducción de emisiones gracias a la rehabilitación.
Sobre el derecho a la vivienda, Batet ha desgranado varias propuestas, principalmente frenar los desahucios, evitando la pérdida de la vivienda por falta de ingresos y el trauma que genera esta situación.
Para ello, apuesta por eliminar las cláusulas declaradas abusivas por el Tribunal de Justicia de la UE y la jurisprudencia del Tribunal Supremo (TS), y dotar a los jueces de la capacidad legal de paralizar las ejecuciones hipotecarias en casos de insolvencia justificada no dolosa.
En caso de que la paralización sea imposible, los socialistas abogan por acordar la aplicación de la dación en pago valorando la vivienda en el precio establecido en el momento de la concesión del préstamo, y que las entidades financieras paguen una "tasa transitoria" sobre viviendas vacías fruto de desahucios, con el objetivo de incentivar el alquiler.
LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD
También propone reformar la Ley de segunda oportunidad para que ofrezca una vivienda en régimen de alquiler social a las familias que hayan aplicado la dación en pago a un precio acorde a sus circunstancias personales y familiares.
Otro de los pilares para garantizar el derecho a una vivienda digna será el refuerzo de los inmuebles protegidos y de alquiler, incrementando progresivamente el parque público y desarrollando un nuevo modelo de vivienda protegida.
Batet ha destacado que el futuro del sector de la construcción pasa por la rehabilitación y para ello es necesario que los poderes públicos se impliquen y ayuden a materializar esta reorientación.
200.000 NUEVOS PUESTOS DE TRABAJO
Para ello, ha propuesto un Programa de Rehabilitación Sostenible de Viviendas, Edificios y Entornos que permita pasar de las 23.000 viviendas al año hasta las 200.000 antes de 2025, creando 200.000 nuevos puestos de trabajo en el sector.
Serán necesarias más líneas ICO para estas actuaciones que también deberán orientarse a rehabilitar energéticamente los edificios de la Administración general en un 3% anual de su superficie y fomentando la expansión al resto de administraciones.
Los socialistas también se comprometen a desplegar una política medioambiental que reduzca las emisiones de CO2 a niveles de los compromisos de París y a potenciar el crecimiento económico combatiendo las desigualdades al mismo tiempo.