Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berga y Reus, tras los pasos de Arenys de Munt

Varias vecinas de Arenys de Munt acuden a votar el pasado 13 de septiembre. Foto:EFEtelecinco.es
El Ayuntamiento de Berga (Tarragona) ha aprobado este miércoles por la noche en un pleno extraordinario una moción de apoyo a la celebración de una consulta popular sobre independencia de Cataluña, similar a la convocada el pasado día 13 en Arenys de Munt. El texto lo ha presentado la CUP (Candidatura de Unidad popular de Berga) y han votado a favor CiU y ERC. El PP ha votado en contra y los representantes del PSC porque el tema a debatir no era urgente sino que la "única urgencia que existía era la mediática".
En Reus (Tarragona) una plataforma ciudadana ha entregado al Ayuntamiento una instancia para que alguna formación con representación presente una moción a favor de la consulta.
Estas iniciativas contradicen las palabras del Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que había asegurado que no esperaba que la consulta soberanista en Arenys de Munt provocase algún "efecto contagio". "La legalidad es la legalidad y cualquier circunstancia de esta naturaleza no tiene el más mínimo efecto".
Unos 60 municipios de Cataluña ya han advertido de que tenían la intención de convocar consultas sobre la independencia.
Además, el presidente de ERC, Joan Puigcercós, ha explicado que presentarán una moción en los ayuntamientos catalanes donde tiene representación en apoyo a las consultas populares. No obstante, no será esta formación quien las organice Lo hará la plataforma municipalista Decidim.cat, formada por miembros de CiU, ERC, ICV-EUiA, independientes y algún representante del PSC.
La plataforma Decidim.cat ha convocado a alcaldes y regidores a una reunión para el próximo 3 de octubre para coordinar la acción en los distintos Ayuntamientos catalanes.
 
EBP