Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bernad se dirigió al Conde de Fontao para retirar acusación contra la Infanta pero les desprecio por "mindudis"

"Por el bien de España estaba dispuesto a retirarla, pero sin un duro", afirma, tras acusar a Roca de ofrecerles 3 millones de euros
El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard, afirmó ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que le preocupaba "el bien de España" y que por ello al inicio del 'caso Nóos' hizo "una gestión" con el Conde de Fontao -José Manuel Romero, abogado personal del Rey Juan Carlos-, para evitar la imputación en el procedimiento de la Infanta Cristina.
"Me preocupaba desde el principio, y se hizo una gestión con el señor Fontao (sic) a ver antes de que siga a más si esto se puede arreglar", afirmó Bernard. Preguntado por el fiscal Daniel Campos en qué consistía dicho "arreglo", el presidente de Manos Limpias asegura que no requería ninguna contraprestación y que no se llegó ningún acuerdo porque "no le dio la gana a la Casa Real". "Con su prepotencia, dirían éstos mindundis de Manos Limpias, qué se habrán creído. Y nos despreció", dijo sobre Romero.
Las manifestaciones de Bernard sobre este asunto se produjeron en el interrogatorio al que fue sometido tras su detención el pasado mes de abril como presunto integrante de una red de extorsión de entidades financieras comandada por el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, organización con la que Manos Limpias colaboraba en algunas causas.
Bernard incorpora al Conde de Fontao en su relato explicando que el ofrecimiento por parte del abogado de la Infanta, Miguel Roca, de tres millones de euros a través de un intermediario, para conseguir la retirada de la acusación contra Cristina de Borbón, habría dado al traste el "principio de entendimiento" en el mismo sentido al que él estaba llegando con el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, sin que existiera contraprestación alguna.
La Policía y la Fiscalía, sin embargo, consideran que existen indicios de que en realidad fueron Bernad y Pineda quienes exigieron los 3 millones al despacho de Roca para lograr "desimputar" a Cristina de Borbón, lo que conllevaría su salida de la causa de "Nóos" porque no la acusa ni la Fiscalía ni el resto de partes personadas en el procedimiento..
En un momento del interrogatorio, Bernard afirma que siempre ha dado "la oportunidad a las instituciones del Estado en un tema que podía dañar de que manera se podía solventar".
Preguntado por el hecho de que este "principio de entendimiento" se lograra con una entidad financiera, que no representa los intereses de España, Bernard llega a decir que La Caixa representaba en dichas negociaciones "a la Casa Real" dada la presencia de Cristina de Borbón en la Fundación de la entidad. "Fainé dijo que si esto llega a buen término te llevaré para que te de un abrazo(...) por muy cosa estrambótica que parezca", afirmó en sede judicial.
"ROCA ES UN INTRIGANTE"
En un atropellado interrogatorio realizado por Campos, en el que el juez no interviene, Bernard afirma que la negociación con Fainé "no tuvo efectividad por maniobras raras del señor Roca", a quien llegó a calificar de "intrigante".
"Pretendía llegar a una actuación espuria contra nosotros ofreciendo una cantidad que yo pensé que era una trampa y algo verdaderamente repugnante", afirmó ante el juez.
Reconoce no obstante que a él directamente nunca se le hizo ese ofrecimiento, que conoció por mediación de un amigo suyo abogado, Jaime Alonso García, con quien se puso en contacto alguien en nombre del despacho de Roca.
Ante esta situación, Bernard acudió a un notaría para realizar un acta de manifestación que relatara lo ocurrido, y el notario le recomendó que lo denunciara a la Policía. Negó además haber autorizado a Pineda para entrar en este asunto.
"¿Hay otros dispuestos a pagar tres millones por algo que usted puede hacer gratis?" le pregunta en otro momento el fiscal, a lo que Bernard señala que "no ha habido coordinación entre el señor Fainé y el señor Roca" "Fainé actuó con una tremenda rectitud, y el otro que es un intrigante, del todo el mundo conoce las maniobras torticeras, trataría de emponzoñar el procedimiento, pero no sabía las negociaciones institucionales".
En cuanto al preacuerdo para la retirada de la acusación que, según Bernad, alcanzó con el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, Bernad concretó que Manos Limpias exigía como contrapartida que el marido de la infanta, Iñaki Urdangarin, reconociera su culpabilidad y abonara los perjuicios causados.
Bernad también detalló durante la declaración, a preguntas de su abogado, su patrimonio y precisó que sólo cobra una pensión de 2.308 euros, la máxima por su condición de director de personal del Ayuntamiento de Madrid. Dispone, además de un piso en Madrid que le compró su padre en 1970, un coche de diez años y unos locales de renta antigua en San Sebastián cuyo usufructo disfruta su madre, que tiene 103 años.
También se refirió durante el interrogatorio a un encuentro con Francisco Nicolás Gómez Iglesias, 'el pequeño Nicolás', que --dojo-- "le vino con el cuento de que acudía de parte de los administradores de las infantas".
VERSIÓN DE UN TESTIGO
La misma versión dio en su declaración ante el juez el periodista Francisco Javier Castro Villacañas Pérez, colaborador freelance de Ausbanc y "amigo" de Bernard. Según explicó, Bernard le contó la visita del "intermediario" del despacho de Roca ofreciéndole tres millones de euros por retirar la acusación contra la Infanta.
Sin embargo, dijo que él puso en duda que el bufete de Roca estuviese detrás de esa oferta y sostuvo que seguramente se tratase de una "estafa". Incluso recomendó a Bernard denunciar esta visita, a lo que el secretario general de Manos Limpias se opuso.