Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bernanke niega haber presionado a Bank of America para la compra de Merril Lynch

La transacción, que costó 20.000 millones de dólares a los contribuyentes, tuvo lugar a mediados de septiembre pasado, cuando el sistema financiero se tambaleó por el derrumbe de las hipotecas de alto riesgo. EFE/Archivotelecinco.es
El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, negó hoy haber presionado a Bank of America para que comprara Merril Lynch, como denunció el jefe de ese banco, Kenneth Lewis.
"No le dije a la gerencia de Bank of America que la Reserva Federal tomaría medidas contra el consejo directivo o la gerencia" si decidían suspender la compra, dijo Bernanke en una comparecencia ante el Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes.
Bank of America sopesó interrumpir la operación al percatarse del volumen de pérdidas en el balance del banco de inversión Merryll Lynch, que alcanzaron los 15.000 millones de dólares en el último trimestre del 2008.
Al final la compra se llevó a cabo en enero con la aportación de 20.000 millones de dólares en ayudas públicas, de los 45.000 millones que recibió Bank of America en total del gobierno para fortalecer su base de capital.
Según testificó Lewis ante el Congreso, Henry Paulson, el entonces secretario del Tesoro, y otros funcionarios federales dejaron en claro que si Bank of America se retiraba de la transacción, él y los miembros de la junta directiva del banco serían destituidos.
Esa declaración ha llevado a algunos legisladores republicanos a acusar a Bernanke de sobrepasar sus atribuciones por presuntamente haber presionado a Lewis.
En su testimonio, el presidente de la Reserva Federal afirmó que el banco central actuó "con la mayor integridad" en este caso.
La operación se fraguó desde septiembre de 2008 hasta finales de año, el momento crítico de la crisis financiera, cuando el sistema estaba al borde del colapso.