Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bescansa subraya que "nadie" en la dirección de Podemos está por apoyar el pacto PSOE-C's

No ve motivos para destituir a Alegre y reta a quien lo desee a impulsar un referéndum revocatorio
La secretaria de Análisis Político y Programa de Podemos, Carolina Bescansa, ha subrayado este jueves que "en la dirección política" de su partido "nadie" está a favor de apoyar "por activa o por pasiva" el pacto de gobierno entre el PSOE y Ciudadanos, al que ha llamado "Gobierno de Ciudadanos presidido por Pedro Sánchez".
Bescansa se ha expresado así, en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, en la que ha admitido que en un partido "enorme" puede haber "mucha gente que piense muchas cosas", pero ha añadido que en la dirección están todos de acuerdo en "los objetivos finales" de su proyecto, que es "cambiar las cosas". "Y no hace falta ser un lince para darse cuenta de que el programa de Ciudadanos no es asumible por Podemos", ha remachado.
A su juicio, es el PSOE quien está intentando "alimentar el discurso de que hay un Podemos que quiere hacer un pacto con ellos y otro que no" y de que hay "división interna y corrientes", pero lo ha achacado a que el PSOE necesita "un relato" para justificar ante sus votantes su pacto con Ciudadanos.
"Debe de venir en el manual de cómo conformar un Gobierno que mi gente no apoya", ha ironizado. De paso, ha aprovechado para insistir a Pedro Sánchez en que tiene que elegir entre Ciudadanos y Podemos, no "pretender la cuadratura del círculo y encima acusar a los que te dicen que eso no se puede hacer de que no te están ayudando".
Bescansa ha dejado claro que aún no hay fecha para la reunión entre Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Ambos se emplazaron a reunirse antes de Semana Santa y la dirigente 'morada' ha dejado claro que "antes de las vacaciones" quieren poder hablar con el PSOE de un calendario de fechas para las reuniones de negociaciones. Porque, ha avisado, si el PSOE quiere sentarse en serio, "hay mucho que trabajar" y la negociación "será larga".
Con estos argumentos, ha insistido en que el cese del secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, anunciado el martes a medianoche, no tiene que ver con discrepancias sobre la formación de Gobierno, sino sólo a "una mala gestión" de una "situación complicada" que se produjo en el seno del partido en Madrid.
Según ha explicado, Podemos está ahora en un "momento decisivo" para Podemos, la oportunidad de "conformar un Gobierno de cambio" y es importante que todo el "engranaje" funcione perfectamente. Sin embargo, los errores por los que se ha cesado a Pascual han generado "distorsiones" que se podían haber evitado.
"ESTO NO ES UNA PURGA"
Así, ha opinado que la decisión no ha sido "en absoluto" una purga, sino que ha habido que actuar con rapidez "por el bien del proyecto". Con todo, ha querido mostrar "respeto" por el trabajo de su compañero, ya que "nadie hace las cosas mal deliberadamente".
Bescansa ha recordado que Pascual era responsable de Organización, "también en Madrid", y ha dejado claro que a su juicio "no hay motivos" para destituir al líder autonómico, Luis Alegre. Pero además, ha subrayado que la dirección nacional no tiene competencias para apartar a un líder autonómico, que ha sido elegido por los inscritos en su territorio.
Eso sí, ha apuntado que si alguien quiere apartarle puede proponer un referéndum revocatorio, un mecanismo que prevé Podemos para todos sus cargos una vez que han cumplido un año y medio en su puesto --a mitad de su mandato--. "Existe ese camino si la gente en Madrid creyese que el secretario general no está desempeñando sus funciones, pero no veo que nadie lo esté haciendo", ha añadido.
Bescansa no sabe si Iglesias comparecerá en los próximos días para dar explicaciones de su decisión de cesar a Pascual --ha destacado que se ha explicado ante los militantes-- y ha restado importancia al silencio del secretario Político, Íñigo Errejón. A Pascual se le considera cercano a Errejón y éste no se dejó ver el miércoles en todo el día y se limitó a retuitear el mensaje de despedida de Pascual.
Según ha dicho, no sabe si Errejón comparecerá hoy, mañana o cuándo, pero cree que no hay que preocuparse porque en Podemos hay "muchos portavoces" y siempre dan la cara. Desde este miércoles quienes más han hablado han sido los colaboradores cercanos de Iglesias: Irene Montero, Íñigo Errejón y ella misma.
Por lo pronto, ella se ha descartado como próxima secretaria de Organización porque es un "trabajo durísimo" incompatible con sus circunstancias personales y su vida privada.