Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blanco avisa de que la UE "se tambalea" pues la derecha hizo de ella su "club privado" y propone cambiar "el rumbo"

Augura "dos o tres eurodiputados más" que el PP tras el "fracaso" de la austeridad, poque "ni un solo indicador ha mejorado" en España
El candidato de los socialistas gallegos a la Eurocámara, José Blanco, ha alertado este martes de que "el proyecto europeo se tambalea", pues la sociedad está perdiendo la esperanza en una Unión Europea que la derecha ha convertido en "un club privado de intereses, en el que los más fuertes imponen sus recetas a los más débiles".
En su intervención en el desayuno 'Fórum Europa. Tribuna Galicia', Blanco ha hecho hincapié en que "el encadenamiento de mayorías conservadoras" en Bruselas supuso priorizar "la construcción de la Europa económica en detrimento de la Europa social", lo que ha tenido como resultado --"agravado" por la crisis-- la concentración de la riqueza "en manos de unos pocos" y el aumento de las desigualdades.
Todo ello, como refleja el hecho de que "el nivel de aprobación de la construcción europea nunca ha estado tan bajo como hoy en día", ha derivado en que "ciudadanos de todos los países tienen la impresión de estar siendo tratados injustamente". Y es que, en palabras del socialista lucense, "Europa ha pasado de identificarse con la idea de solidaridad a hacerlo con la de sacrificio injusto e improductivo".
Por ello, ha advertido de que el próximo 25 de mayo se decide "qué rumbo toma Europa". La disyuntiva es --ha dicho el aspirante a eurodiputado-- si seguir la senda de la derecha de "más austeridad, más recortes y más dictado de los mercados" o si optar por "la defensa de los derechos sociales, la inversión productiva, el empleo y las libertades cívicas".
"FRACASO" DE LA AUSTERIDAD
Las consecuencias del primer modelo, ha proseguido, es que la UE se ha convertido en "la zona económica del mundo donde el impacto sobre el empleo ha sido más elevado y persistente". De hecho, ha reseñado que el paro afecta a 27 millones de personas, seis de ellos en España.
Además, 18 de los 28 países de la zona euro han registrado "fuertes caídas" en los salarios, mientras una cuarta parte de la población europea y española se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social.
"Tales costes ni siquiera han logrado reducir la deuda pública y los déficits fiscales. Al contrario, como en los casos español y gallego, los han agudizado", ha enfatizado el exministro socialista, para concluir que "la austeridad ha fracasado".
"El paro crece, la depresión no remite y las brechas sociales se amplían", ha profundizado, y ha advertido de que son "muchos" los ciudadanos que "tienen la impresión de que su sacrificio sólo ha servido para salvar a los bancos sin recibir nada a cambio". "Sienten que las víctimas han pagado las cuentas de los culpables", ha abundado.
Asimismo, ha incidido, en España "no ha mejorado ni un solo indicador" y el país es hoy "más desigual" y "más empobrecido". Pese a los "recortes", ha añadido, el déficit, "sigue descontrolado", mientras la deuda "se acerca peligrosamente al 100% del PIB". En paralelo, "los derechos sociales están en retroceso y las libertades civiles, amenazadas".
LA ALTERNATIVA
Frente a este modelo, que ha provocado "el crecimiento descontrolado del déficit social" en la UE, Blanco ha insistido en la importancia de "enderezar el rumbo" poniendo como ejemplo "el otro lado del Atlántico".
Así, mientras Europa, con "gobiernos conservadores", destruyó desde 2009 unos 2,5 millones de empleos, Estados Unidos, con Barack Obama al frente, creó ocho millones de puestos de trabajo.
Dicho esto, ha propuesto un pacto por el empleo que inyecte 10.000 millones de euros en el Banco Europeo de Inversiones (BEI), un plan de inversiones equivalente al uno por ciento del PIB de la UE, una nueva política industrial y políticas de empleo para jóvenes y parados de larga duración mayores de 45 años.
Dentro de esta "agenda ambiciosa, pero factible", que se completa con la lucha contra el fraude y la elusión fiscal y la aplicación de una tasa sobre las transacciones financieras, figuran también acciones para combatir la desigualdad.
SITUACIÓN DE GALICIA
Tras este repaso a la coyuntura política europea, el socialista lucense ha cambiado al gallego para analizar "sucintamente" la realidad gallega.
De este modo, ha apuntado que la entrada en la UE supuso una inyección de más de 20.000 millones de euros pero también tuvo su "cara amarga", con el veto a la construcción naval y las "limitaciones" en los sectores lácteo y pesquero.
Precisamente en esas "limitaciones", en las que Galicia salió "perjudicada", tuvo "un papel protagonista" el cabeza de lista del PP a estos comicios, Miguel Arias Cañete, actual ministro de Agricultura.
Es la única crítica que ha hecho a su oponente, pues ha remitido a la postura de su partido de pedirle explicaciones para que explique por qué no comunicó al Congreso la relación de la Administración con una de sus empresas, tal y como ha publicado 'El País'.
En todo caso, Blanco se ha comprometido a "trabajar para cambiar los principios" que inspiran las políticas comunitarias de pesca y del sector agrario, así como "los criterios de reparto de fondos", a fin de que "se atiendan" las "peculiaridades" de Galicia.
Y, con la vista puesta en el naval, ha entendido que "el desafío" pasa por impulsar una nueva estrategia de investigación e innovación para, tras consolidar una financiación que permita competir "en igualdad de condiciones" con el resto de astilleros europeos, apostar de forma "decidida" por un desarrollo industrial de base innovadora.
"DOS O TRES" ESCAÑOS MÁS
A mayores, preguntado al respecto, el exdirigente del PSOE ha pronosticado que su partido se hará con "dos o tres eurodiputados más" que el PP, pero ha situado en el centro de sus preocupaciones contribuir a "hacer otra política" desde las instituciones comunitarias.
"Si todos los que quieren cambio hacen voto de cambio, ganaremos las elecciones", ha dado por hecho, pero sin dejar de insistir en que su pretensión es "cambiar las cosas".
Y, a modo de apelación al voto útil, ha distinguido entre "una voz que se escuche pero no tenga capacidad de decisión y quede perdida en los muros del Parlamento europeo" a "una voz", como la suya, "que pueda tener influencia en la nueva mayoría". "Yo no voy para gritar, voy para cambiar las cosas y beneficiar a mi país", ha resuelto.
Finalmente, ante las críticas por la presencia de varios exministros en la candidatura socialista a la Eurocámara, Blanco ha exhibido su "orgulloso" por haber formado parte de un gobierno que amplió derechos y libertades y aumentó, por ejemplo, becas y pensiones.
Su convencimiento de que "todo ha empeorado" desde el cambio de gobierno es lo que le ha movido a "invitar a Zapatero a que haga campaña en Galicia".
Durante la campaña, los socialistas explicarán que "el cambio tiene que producirse en Europa", ya que "los estados no tienen autonomía plena" y están "obligados" por Bruselas, por ejemplo, a cumplir ciertos topes de déficit bajo amenaza de sanción.
"UN BUEN AMIGO"
La conferencia de Blanco fue presentada por el secretario xeral del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, quien se refirió a su compañero de partido como "un buen amigo" y "un luchador incansable" que "nunca se olvidó de dónde venía".
Todo ello, en presencia de diputados autonómicos y nacionales, los alcaldes de Ourense y Lugo --entre otros representantes municipales--, líderes sindicales como Xosé Manuel Sánchez Aguión (CC.OO.) y el presidente de la patronal gallega, José Manuel Fernández Alvariño.