Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blesa acusa a Podemos de urdir la querella sobre hipotecas artificialmente para sacar "rendimiento político"

Dice que las dos personas que denunciaron los créditos inflados "son miembros de Ahora Madrid"
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha acusado a Podemos de "articular de forma artificial" la querella que ha provocado que la Audiencia Nacional investigue la concesión, por parte del banco, de hipotecas sobrevaloradas de alto riesgo. Asegura, en un escrito al que ha tenido acceso Europa Press, que la intención del partido liderado por Pablo Iglesias era la de sacar "rendimiento político" del proceso judicial.
El exbanquero explica que las dos personas que presentaron la denuncia, Santiago Barroso e Isabel Menéndez, "son miembros de Ahora Madrid" --vinculado al partido político Podemos, agrega-- y llevaron a cabo "una maniobra" destinada a justificar esta acción penal contra Blesa y otra veintena de responsables de la caja madrileña.
Afirma, además, que ni Barroso ni Menéndez, que promovieron la denuncia como afectados particulares, eran accionistas de Caja Madrid en el momento en que se produjeron los hechos y que "compraron los títulos tardíamente, simplemente para poder interponer la querella que da pie a este procedimiento". En concreto, uno de ellos lo hizo en mayo de 2013 y otro en octubre de 2015.
El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata admitió a trámite el pasado mes de marzo esta querella contra el expresidente de Caja Madrid y una veintena de responsables de la entidad, por la concesión de hipotecas sobrevaloradas de alto riesgo. La denuncia apunta a que los dirigentes de la caja permitieron "el falseamiento y ocultación de cuentas" mediante la práctica de inflar estos créditos y concederlos sin garantías reales de devolución.
El escrito presentado por Blesa defiende que la causa debe archivarse. Además de cargar contra los querellantes, acusa al Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional de haber reabierto el procedimiento en 2014 de forma indebida.
Así, detalla que los denunciantes presentaron una primera querella "contra nada menos que 90 personas" de Caja Madrid, en noviembre de 2013, y la retiraron sólo cuatro días después. Un año más tarde, en noviembre de 2014 volvieron a presentarla, reduciendo el número de cargos a los que acusaban y realizando un mero "copia-pega" de su escrito anterior. Dos años después el juez De la Mata la admitió tras requerir al Banco de España informes sobre las prácticas de la caja y contra el criterio de la Fiscalía.
NI SIQUIERA ESTABA INFORMADO
El escrito también asegura que el presidente del Consejo de Administración de una entidad financiera del volumen de Caja Madrid "no tiene intervención alguna en asuntos" como la concesión de hipotecas. "Resulta evidente sin que ello suponga petulancia ni afán elusivo", agrega. En su opinión, la única razón por la que se dirige la querella contra alguien "ajeno a los hechos" es "abusar del procedimiento penal" para obtener "una enorme audiencia mediática".
De la Mata ya ha respondido a Blesa al que recuerda que la Fiscalía --que siempre se ha opuesto a investigar estos hechos-- "no tiene el monopolio de la acción penal". Agrega que los querellantes adquirieron las acciones "años antes" de presentar su escrito y destaca que existen mecanismos para evitar "actuaciones procesales espurias" como la que denuncia el exbanquero. La continuidad de la causa está en manos de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.