Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blesa asegura que se enteró por la prensa que Rato firmó un contrato de 600.000 euros con Pineda

Pineda infiltró a un abogado empleado de Ausbanc para "montar espectáculos" en las asambleas de Caja Madrid
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa aseguró el pasado 16 de junio ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz que conoció por la prensa que su sucesor Rodrigo Rato firmó un contrato de 600.000 euros con Ausbanc para blindarse de las presiones que recibía el banco por parte de Luis Pineda, después de que en 1997 se cancelasen unos convenios publicitarios.
Así lo recoge las transcripciones de las declaraciones ante el juez instructor Pedraz, que obran el sumario que ha salido a la luz, al que ha tenido acceso Europa Press.
Durante el interrogatorio, Blesa manifestó que conoció a través de los medios de comunicación el contrato que firmó Rato con Ausbanc, "a su salida de la Presidencia" de Caja Madrid.
De este modo, acusó a Rato de ceder a las extorsiones del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, con el fin de evitar las presiones que recibía la entidad tras finalizar un contrato de publicidad. Desde la suscripción del nuevo convenio, Caja Madrid pasó a ser "una entidad fantástica", añadió ante Pedraz.
Blesa afirmó que cuando entró a presidir el banco tenía constancia de que existía unos convenios de publicidad con la asociación. En este momento, es Pineda el que se pone en contacto y se reúne con el director de Comunicación Juan Astorqui para concretar la renovación de este contrato.
Sin embargo, la entidad financiera decide no hacer ningún tipo de renovación de los servicios publicitarios porque no estaba de acuerdo con el precio exigido --que según ha tildado Blesa, era "desorbitado" para la poca difusión que tienen los medios de Ausbanc--, y porque "no tenía ningún interés" para la Caja. Además, a Blesa no "le cabe la menor duda" de que las sociedades de Pineda es un "entramado" organizado para el "beneficio propio".
Aun así, la asociación ofrece a Caja Madrid un servicio de "certificados de calidad" de los productos financieros, que fue rechazado porque esta empresa "no era nadie para dar certificados de calidad", contó Blesa.
A partir de este momento, según relató el ex presidente de Caja Madird ante el magistrado de la Audiencia Nacional, comenzaron las presiones de Pineda a través de su revista 'Mercado de Dinero' y de sus intervenciones "muy críticas" en RNE. Y, aseguró que recibió amenazas sobre la publicación de un vídeo, que "no existía" --ha matizado-- sobre su estancia en Cuba junto a Astorqui.
ACUERDO DE LOS BANCOS PARA FRENAR CONTRA PINEDA
Entre las maniobras de Pineda para presionar a Blesa, se encuentra la filtración de un abogado empleado, Alejandro Castilla de los Santos, en las listas de la Asamblea de Caja Madrid, para "montar espectáculos" en las reuniones. Otra de las estrategias era decirle a otras entidades que o le pagaba por sus servicios o les "pasaría como a Blesa".
Asimismo, constató que Astorqui se reunió varias veces con sus homólogos de otras entidades, como Banco Santander, La Caixa, Popular y BBVA, para "frenar" a Pineda. Este acuerdo entre las entidades financieras nunca llegó a materializarse, ya que sólo Caja Madrid y BBVA --que también ha sido perjudicada por Ausbanc, según afirmó Blesa-- estaban dispuestas a llevarlo a cabo. Es más, destacó que algunos de los asistentes informaban a Pineda de esta conspiración.
También, aseveró que sólo coincidió una vez con Pineda, a pesar de la insistencia de éste --a través de la secretaria de Blesa y del director de Comunicación-- para reunirse con el entonces presidente de Caja Madrid. Este encuentro fue a la salida del Club Financiero Génova, en el que le dijo: "¿Cuándo nos vamos a sentar para tomar un café y arreglar lo nuestro?", describió ante Pedraz.
PINEDA Y EL JUEZ SILVA QUERÍA IMPEDIR LA SALIDA DE LA CÁRCEL DE BLESA
Por otro lado, Blesa subrayó que la "venganza" de Pineda por no ceder a sus chantajes fue la querella que le pone Manos Limpias en diciembre de 2012 por la compra del Banco de Florida por parte de Caja Madrid, que le lleva a la cárcel en dos ocasiones.
Sobre este hecho, dijo que le sorprendió que el abogado del sindicato fuese el propio Pineda y recordó que después se conoció que el responsable de Ausbanc "compró" participar en esa querella a cambio de pagar 3.000 euros al mes a Manos Limpias.
En esta línea, enfatizó que "desde el principio" sospechó de la relación que mantenía Pineda, Manos Limpias y el juez que instruyó la causa, Elpidio José Silva. De hecho, denunció que el día que Blesa salió de la cárcel de Soto del Real, el magistrado y Pineda se reunieron para impedir que esto sucediese y aseguró puede aportar pruebas de ello.
Blesa también aprovechó el interrogatorio para hacer hincapié en la relación entre Silva y Pineda. Así, constató que en pleno proceso judicial contra Blesa, el magistrado acudió al cumpleaños de Pineda celebrado en Estepona (Málaga) y que el partido político del juez fue financiado por el presidente de la asociación.
Por último, sobre la filtración de sus correos electrónicos a la prensa, recalcó que fue Silva quien se los envió a Pineda para que después éste los "difundiese" y "comercializase".