Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bono quiere al frente del PSOE alguien "joven" que "arriesgue" para que el PSOE sea "lo que fue y no una sopa de letras"

Rechaza romper los acuerdos con la Santa Sede y pide a su partido que pesque electoralmente en "caladeros solidarios y moderados"
El expresidente del Congreso y exministro José Bono quiere que el futuro del PSOE esté en manos de alguien "joven, que esté por ver", y que esté "dispuesto arriesgar", incluso "a perder", para que el PSOE "llegue a ser lo que fue y no una sopa de letras".
Bono se refería al hecho de que su partido esté adoptando siglas distintas en cada comunidad autónoma --"PSOE decimos sólo en Ferraz, cuando es el PSOE el que tiene los votos", ha lamentado-- y ha reclamado a los suyos que transmitan un mensaje de solidaridad claro en todo el país, para que no se "desdibuje" su perfil.
El también expresidente de Castilla-La Mancha cree que el PSOE no debe "ir a quitarle el voto a IU", sino ocupar "las zonas templadas y moderadas" porque es ahí donde puede identificarse con la población, según ha dicho en una entrevista en 'Los Desayunos de TVE' recogida por Europa Press. "El PSOE electoralmente debe pescar en caladeros solidarios y moderados", ha sentenciado.
De hecho, ha puesto como ejemplo al próximo primer ministro francés, Manuel Valls, porque se aleja del "radicalismo con el que algunos están identificando al socialismo".
Según Bono, para ser socialista sólo hay que ser "radical" en la solidaridad, en "ayudar a los que menos tienen y procurando que esa ayuda proceda de los que más tienen a través de los impuestos". En cambio, cree que en otros aspectos la izquierda socialista puede ser "moderada".
Es más, ha subrayado que no se puede confundir ser socialista con ser ecologista, federalista o anticlerical --se puede ser creyente, ha asegurado-- y mucho menos con ser nacionalista. De hecho, ha advertido de que defender "planteamientos separatistas" desde la izquierda "es de idiotas o de cretinos, o de no socialistas".
De hecho, se ha desmarcado claramente de los dos "aplausos cerrados" de sus compañeros durante la Conferencia Política del PSOE del pasado noviembre: el aplauso al primer secretario del PSC, Pere Navarro, y la ovación ante el anuncio de que el PSOE romperá el Concordato con la Santa Sede.
Bono ha recordado al PSOE que tuvo mucho tiempo para romper el Concordato y cree que sería un error hacerlo ahora, con el Papa Francisco. "¿Ahora que viene un Papa que es más de los nuestros en el ámbito de la solidaridad decimos que rompemos?", ha criticado.
CONDENA LA VIOLENCIA EN LAS MANIFESTACIONES
Preguntado por los actos de violencia tras las manifestaciones que hubo en Madrid el 22 de marzo, ha dejado claro que el PSOE ha sido "contundente" en su condena de las agresiones y ha tachado de "inaceptables" las agresiones a los policías: "El que no piense esto hay que llevarlo al psiquiatra".
A su juicio, también es violencia "clarísima" que haya quien no llegue a fin de mes y, si puede identificarse a sus responsables, es "tan condenable como el que le está rompiendo la cabeza a un Policía". No obstante, afirmando que es "demagógico" responder a una pregunta con "mil respuestas", ha optado por destacar que "la violencia no es aceptable en democracia".
El exministro de Defensa se ha referido a las elecciones europeas del 25 de mayo expresando cierto temor a que la participación sea escasa, teniendo en cuenta que a menos de dos meses no hay ninguna "emoción o tensión electoral".
"ME SIENTO MÁS CERCANO DE UN ARGENTINO QUE DE UN POLACO"
Y lo ha atribuido en parte a que se ha construido una "Europa sin alma" y burocrática. "Yo me siento mucho más cerca de un argentino o de un chileno que de un polaco, sería pornografía dura que me sintiese más cercano de un alemán que de un mexicano, por razones históricas", ha confesado.
Bono ha tenido también palabras de elogio para el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, aun reconociendo que los socialistas fueron muy duros con él. Aunque recibió mucha ayuda, ha dicho, en la historia de España fue clave por su "inteligencia, su astucia y su generosidad".