Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bono declara que Trillo sabía "probablemente" que el Yak-42 no debió despegar

El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, ha afirmado ante el juez de la Audiencia Nacional, Grande-Marlaska, que el  avión Yakovlev-42 que se estrelló en 2003 causando la muerte de 62  militares españoles no debió realizar el vuelo en el que se produjo  el accidente porque no reunía las condiciones de seguridad necesarias.
El Yakolev-42 no reunía condiciones para despegar y el entonces titular de la cartera del Ministerio de Defensa, Federico Trillo, "probablemente" había recibido quejas en ese sentido. Así se ha expresado José Bono en su comparecencia como testigo en la Audiencia Nacional.
Según Bono, el Estado Mayor de la Defensa recibió 18 "quejas" sobre fallos en la seguridad de los vuelos contratados para el traslado de tropas antes del accidente del Yak-42 y "probablemente" una de ellas llegó al gabinete de Federico Trillo. Además, Bono ha dicho que existía un malestar "elocuente y alto".
El juez Grande Marlaska instruye esta causa para esclarecer las irregularidades que pudieron producirse en la  contratación del aparato, que se estrelló el 26 de mayo de 2003 en  Trabzon (Turquía) causando la muerte de 62 militares españoles.  
Ahorro "despreciable"
En su comparecencia, el ex ministro de Defensa ha reiterado que ha dicho lo mismo que en el Pleno monográfico sobre el accidente que tuvo lugar el 21 de octubre de 2004 en el Congreso. Se ignoraron 16 quejas presentadas por parte de los militares, del servicio de inteligencia del Ejército de Tierra y del Mando Aéreo de Levante, advirtiendo sobre la falta de seguridad de este tipo de vuelos.
Además, según el político castellanomanchego, se decidió cambiar el avión -Tupolev por Yakovlev- un mes antes del accidente por un ahorro "despreciable" de 6.000 euros,  la tripulación del Yak acumulaba más de 23 horas de vuelo y el avión voló con dos averías graves, sin la caja de registro de voz de la cabina desde hacía un mes y sin el sensor de combustible.
Respeto a la Justicia y las víctimas
El ex ministro de Defensa, compareció durante cerca de dos  horas y media ante el juez. A la salida de la Audiencia declaró que  había acudido al tribunal "por respeto a la Justicia y a la memoria  de los que murieron", aunque no quiso revelar los detalles de su  declaración.