Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Botella defiende su trabajo en el Ayuntamiento de Madrid y lo califica de "ingrato pero vital"

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha alertado este lunes del "riesgo" de los que creen en el "dogma del gasto público" para defender, a renglón seguido, el trabajo hecho desde que llegó a la Alcaldía, "ingrato pero vital".
"Hoy las cosas están mejorando pero siguen existiendo riesgos, y no me gustaría dejar Madrid en manos de aquellos que ya nos anuncian que siguen creyendo en el dogma del gasto público... como si la crisis nunca hubiera ocurrido", le ha lanzado, de manera indirecta, al PSOE, a quienes se ha referido como aquellos que "no dudarían en desperdiciar todo el esfuerzo de los madrileños y que nos conducirían, como ya lo hicieron, a un escenario insostenible para los servicios públicos".
Ana Botella ha señalado, por otro lado, en el "poder hacer" de su gestión en lo que queda de mandato "más inversión, menos impuestos y más oportunidades" teniendo como reto último la necesidad de "asegurar la buena convivencia entre todos".
"Esto es lo que nos queda por hacer y es mi prioridad", ha declarado en la conferencia del Foro ABC, titulada 'Lo que nos queda por hacer', en la que ha estado arropada por el presidente del PP, José María Aznar; el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; la titular de Fomento, Ana Pastor; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes; la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, o el vicesecretario del PP para Asuntos Territoriales, Javier Arenas.
La primera edil ha reconocido que para hacer frente a las consecuencias de la crisis ha llevado a cabo un trabajo "ingrato pero vital". "He tenido que proteger nuestras finanzas municipales contra el riesgo de una situación límite, causada por la histórica desaceleración económica que vivimos, y que, desde su inicio y hasta el momento en que asumí mis responsabilidades como alcaldesa, había hecho perder al Ayuntamiento unos ingresos acumulados de 1.650 millones de euros", ha explicado.
MÁS ALLÁ DEL EQUILIBRIO
Hoy en día, como ha apostillado, la política de disciplina presupuestaria sitúa a Madrid "más allá del equilibrio" ya que es responsable por sí sola del 25 por ciento del superávit municipal de toda España, lo que permite cumplir con creces los objetivos de pago de deuda...".
Para "proteger el presupuesto de la ciudad" ha aplicado la receta que se aplica en cualquier familia que se enfrenta a dificultades, esto es, "gastando menos, gastando con inteligencia, tomando decisiones difíciles, y, a veces, haciendo sacrificios". Para ello, como ha apostillado, "se requería coraje para renunciar a ciertos gastos y para cambiar la manera de gastar en lo que era indispensable".
Eso le ha servido para afirmar que una de las lecciones aprendidas en los últimos años es que "más recursos para la Administración no garantizan mejores servicios" sino que " más recursos en manos de los ciudadanos activan la economía y generan empleo y riqueza".
"Hoy las cosas están mejorando pero siguen existiendo riesgos, y no me gustaría dejar Madrid en manos de aquellos que ya nos anuncian que siguen creyendo en el dogma del gasto público... como si la crisis nunca hubiera ocurrido", le ha lanzado, de manera indirecta, al PSOE.
Por otro lado, la alcaldesa ha añadido que, si para 2014 tenían previstas actuaciones por un volumen aproximado de 330 millones de euros, gracias al remanente de tesorería incrementará la inversión para este año hasta superar los 375 millones.
También lo hará "con menos impuestos" ya que con el superávit se puede dar "prioridad a la mejora de la vida cotidiana", lo que se traduce, por ejemplo, en los incentivos fiscales del Madrid Tax Free a los nuevos negocios.