Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Botella receta "más sacrificio y más trabajo duro y en equipo", además de "no distraerse en cuestiones menores"

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha defendido este viernes en la XXI Intermunicipal del PP, que se celebra en Valencia entre hoy y mañana, "más sacrificio y más trabajo duro y en equipo", además de "no distraerse en cuestiones menores que pueden subordinar el interés general al personal".
"Ahora es fundamental perseverar y no distraerse en cuestiones menores que pueden subordinar el interés general al interés personal. Hay que generar y transmitir confianza y eso no se hace anteponiendo al interés de los ciudadanos ningún otro interés", ha asegurado.
Botella ha señalado que el PP es "el gran partido que España necesita hoy", formación que siempre "ha sabido afrontar con energía las pruebas más difíciles". "Ahora estamos ante una de ellas, probablemente la mayor. Y para eso necesitamos más Partido Popular, más de aquello en lo que los ciudadanos se reconocen y respaldan, más sacrificio y más trabajo duro y en equipo", ha apostillado. Además de "no tener más agenda" que la de quienes les han confiado su voto.
"HUMOR POLÍTICO DE LOS VECINOS"
Ana Botella ha hecho un alegato en defensa de los ayuntamientos después de apuntar que, de cómo funcionen los servicios municipales, "depende el humor político diario de los vecinos". La Administración afronta la crisis, según sus palabras, "con gran sentido común y evitando situaciones traumáticas" y gracias a los gobiernos municipales del Partido Popular.
"En los ayuntamientos se están produciendo más que en ningún otro nivel de gobierno los cambios de actitud que necesitamos para modernizar nuestros procesos de gestión y la prestación de servicios", ha asegurado.
La regidora madrileña ha defendido que si la crisis no ha generado en España una conflictividad mayor es, en gran parte, porque los ayuntamientos, de la mano de muchas asociaciones y fundaciones que expresan lo mejor de la sociedad civil, están "acertando al atenuar su impacto sobre la vida real de miles de personas".
"PONER EN ORDEN LAS CUENTAS"
A eso ha unido que las administraciones locales han respondido mejor que otras "a la obligación de actuar con responsabilidad fiscal para poner en orden las cuentas". "Los ayuntamientos estamos siendo un verdadero ejemplo y una verdadera escuela de buena gestión, de compromiso, de rigor y de cumplimiento de las obligaciones adquiridas, en primer lugar con el Gobierno de España", ha remachado.
Ana Botella ha remarcado que los ayuntamientos pueden hacer gala de la "solvencia" de sus cuentas. "Estamos cumpliendo nuestra parte y lo estamos haciendo con generosidad. En el caso de Madrid esto se está haciendo realidad a rajatabla", ha apuntado.
Eso le ha llevado a hacer un repaso por algunos datos económicos del Consistorio de Madrid, como el superávit --conseguido por segundo año consecutivo-- de 965,8 millones de euros, lo que supone "la cuarta parte del superávit total logrado por el conjunto de los ayuntamientos de España".
También se ha reducido los gastos de la Administración en 500 millones de euros y se dispone de un remanente de tesorería positivo de 406 millones. Estos datos han llevado a Cibeles no sólo a cumplir el objetivo de déficit del 0,3 por ciento del PIB autorizado por el Gobierno, sino a mejorarlo.
Botella ha destacado que ha sido posible con una carga impositiva municipal que "sólo representa siete de cada cien euros de los impuestos que pagan los madrileños. Los otros 93 no se los pagan a su Ayuntamiento". Además, el periodo de pago a proveedores ha pasado de 250 días a 30 de media y se une a que el año pasado se amortizó hasta 1.081 millones de deuda, que es consecuencia de "la inversión de más de 10.000 millones de euros llevada a cabo en años precedentes y que ha permitido transformar la ciudad".
La madrileña ha resumido su paso por el Ayuntamiento con una frase que se ha convertido casi en su lema, "hacer más con menos", lo que le ha llevado a apostar por "una gestión basada en la austeridad, ordenando las cuentas, reduciendo la deuda, creando el entorno propicio para fomentar la inversión y apoyando a empresas y emprendedores para crear empleo y riqueza".