Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brown viaja a EEUU para comprometer a Obama en un plan de rescate global

El primer ministro británico, Gordon Brown, viaja hoy a Washington con el objetivo de comprometer al presidente de EEUU, Barack Obama, en un plan global de rescate económico.
Brown, que se convertirá en el primer dirigente de un Gobierno europeo en entrevistarse con Obama en la Casa Blanca, tratará con el político demócrata sobre la próxima cumbre del G20 (países ricos y emergentes), que se celebrará el 2 de abril en Londres.
Según fuentes británicas, la Casa Blanca ha estado demasiado centrada hasta ahora en cómo resolver la crisis a nivel nacional y confía en que la visita de Gordon Brown contribuya a ampliar su perspectiva.
El primer ministro buscará la sintonía con Obama antes de la reunión del G20, señalaron antes del viaje fuentes del Gobierno británico.
Presentar un frente común con Estados Unidos servirá para convencer al resto de los países europeos de que deben subirse también al carro.
Al mismo tiempo se espera que EEUU convenza a China de que la conveniencia de unirse a ese esfuerzo común.
Los británicos quieren que la cumbre del G20 sirva para coordinar ayudas de estímulo fiscal, avanzar en la regulación bancaria internacional y permitir que el Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial accedan a mayores recursos para hacer frente a las crisis financieras en las economías de países emergentes.
En medios británicos se cree también que el laborista Brown, que se ve ampliamente superado en las encuestas sobre intención de voto por los conservadores, aprovechará su visita a Washington, durante la cual se dirigirá al Congreso reunido en sesión conjunta, para presentarse como el principal impulsor de un plan de rescate global.
Obama ha anunciado un plan de estímulo económico de 787.000 millones de dólares, lo que permitirá a Brown defender el -mucho más modesto- presentado por su propio Gobierno, escribe hoy el diario "Financial Times".
Brown ha anunciado un plan de rescate de 20.000 millones de libras (22.600 millones de euros) para la economía británica y se cree que el titular del Tesoro, Alistair Darling, anunciará medidas aún más ambiciosas en el presupuesto del próximo mes.
El líder de la oposición, David Cameron, ha criticado el elevado nivel de la deuda que se ha visto obligado a asumir el Gobierno de los laboristas para financiar esos planes, pero Brown utilizará su viaje a EEUU para intentar demostrar que los conservadores británicos están aislados en ese tema.
Ayer tras la reunión con otros dirigentes europeos en Bruselas, Brown se comprometió a trasladar a Obama "un claro mensaje" sobre el compromiso de la Unión Europea con un plan de rescate global y dijo que era "de una urgencia vital" hacer frente de modo conjunto a los desafíos de la economía mundial.
Sin embargo, critican hoy los observadores políticos, la reunión de Bruselas se caracterizó por las sospechas y lo que el diario "The Times" califica de "cacofonía de intereses en competencia unos con otros", lo cual no augura lo mejor para la cumbre londinense.
Además de las conversaciones sobre cómo atajar la crisis económica, se espera que Obama y Brown aborden en Washington otros asuntos como la lucha contra el cambio climático, que el nuevo Gobierno norteamericano parece tomarse mucho más en serio que su predecesor.
También figurarán sin duda en la agenda de ambos líderes el conflicto de Afganistán, en el que Obama quiere un mayor compromiso militar por parte de los europeos, y la difícil paz de Oriente Medio.