Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brown pide a Irán que abandone el programa nuclear

El primer ministro británico, Gordon Brown, pidió hoy a Irán que abandone su programa de enriquecimiento de uranio para evitar duras sanciones y acepte la voluntad de diálogo de la comunidad internacional.
En un discurso pronunciado en Londres ante diplomáticos y científicos, Brown afirmó que Teherán, que prosigue con su programa nuclear a pesar de las presiones internacionales, representa "una amenaza" por la proliferación de uranio.
El jefe del Gobierno se mostró a favor de apoyar a Irán a cambio de que utilice su programa con fines civiles.
"Irán afronta una clara elección, si continúa de esta manera afrontará más y duras sanciones, si cambia por un programa de energía nuclear civil supervisado por la ONU brindará enormes beneficios a sus ciudadanos", resaltó el mandatario.
"Yo espero que Irán -dijo- haga la elección correcta y aproveche la voluntad de negociar de la comunidad internacional, incluso el compromiso (de diálogo) del presidente (estadounidense, Barack) Obama, en lugar de afrontar más sanciones e inestabilidad regional".
"Así que pido a Irán, una vez más, que trabaje con nosotros en vez de en contra de nosotros. La oportunidad de hacerlo está aún sobre la mesa, la decisión a tomar es de ellos", agregó.
Además, el primer ministro subrayó que habrá una inevitable expansión de la energía nuclear para cumplir con la reducción de las emisiones contaminantes, por lo que el mundo tendrá que asegurar que este proceso no lleve a una proliferación de las armas nucleares.
"Tenemos que crear un nuevo sistema internacional para ayudar a Estados que no tienen (energía) nuclear a adquirir las nuevas fuentes de energía que necesitan", señaló Brown.
"Porque, nos guste o no, no cumpliremos con los desafíos del cambio climático sin un mayor uso del poder nuclear civil. Irán es un caso prueba de esta nueva filosofía de lo bueno de la energía nuclear con sanciones para quienes violen (las reglas de no producir armas nucleares)", resaltó el "premier".
El primer ministro se mostró, además, a favor de reducir las armas nucleares en todo el mundo.
"Tenemos que empezar a reducir el número de armas nucleares que aún hay en el mundo", dijo.
"El Reino Unido ha reducido el número de ojivas nucleares en un cincuenta por ciento desde 1997. Si es posible reducir el número de ojivas nucleares aún más, coherente con nuestros requisitos de disuasión nacional y con el progreso de las discusiones multilaterales, el Reino Unido estará dispuesto", afirmó.
La Agencia Internacional de la Energía Atómica estima que se deberán fabricar unos 32 reactores por año en todo el mundo si se quiere cumplir con los objetivos internacionales de reducir a la mitad las emisiones de gases contaminantes hacia el 2050.
Irán, que insiste en que su programa tiene fines pacíficos, se ha negado a aceptar las exigencias de la comunidad internacional para abandonar la proliferación de uranio enriquecido.