Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas ve "inviable" tramitar el asilo en Embajadas fuera del territorio de la UE, como propone Unidos Podemos

"Convertirías las Embajadas en campos de refugiados", argumentan fuentes de la Comisión Europea
La Comisión Europea (CE) considera "inviable" que las Embajadas de los Estados miembros puedan tramitar solicitudes de asilo sin necesidad de que los refugiados crucen las fronteras de la UE, han señalado a Europa Press fuentes comunitarias.
La recuperación de la posibilidad de solicitar asilo diplomático en embajadas y consulados españoles de terceros países, que deberían poder conceder visados humanitarios, es precisamente una de las soluciones que propone el programa electoral de la coalición Unidos Podemos para hacer frente a la actual crisis de refugiados.
Bruselas no ve nada clara esta opción, aunque en un sentido estrictamente teórico, sí reconoce que podría ponerse en marcha. "El problema es que en el momento en que lo hagas, convertirías las Embajadas en campos de refugiados", en alusión al aluvión de peticionarios que se congregarían en sus puertas, argumentan las mismas fuentes.
La propuesta que defiende Unidos Podemos también la suscriben organizaciones que trabajan con refugiados, como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que aboga por esta medida como vía alternativa legal y segura de acceso al procedimiento de asilo.
Antes de la reforma de la Ley de Asilo en 2009, un nacional de un tercer país podía solicitar el asilo en una Embajada española diferente a la de su nación de origen. Si el Gobierno español admitía a trámite su solicitud, podía viajar a España y seguir con el procedimiento.
Es cierto que, con esa normativa, España era casi una excepción en Europa, pues la mayoría de sus socios europeos no permitían presentar solicitudes de asilo en las Embajadas. De hecho, esto generó algunas situaciones conflictivas en Embajadas españolas, como en 2007, cuando las misiones en El Cairo y Damasco recibieron cientos de solicitudes de refugiados iraquíes simplemente porque había circulado el rumor de que España concedía el asilo en la propia Embajada.
Pero con la modificación de la Ley de Asilo en 2009 para adecuarla a las directivas europeas en la materia, el solicitante de asilo está obligado a iniciar su solicitud de asilo en España. Lo único que pueden hacer los embajadores es facilitar un visado para que puedan viajar a España, en caso de que corra peligro la integridad física del solicitante. Las condiciones para hacerlo debían definirse en el Reglamento de la ley, pero seis años después no ha llegado a aprobarse.
ESPAÑA, EL 1% DE TODAS LAS SOLICITUDES UE
Esta misma semana, la oficina europea de estadística Eurostat publicaba los datos sobre solicitudes de asilo en la UE en el primer trimestre de 2016. Del total de 287.085 solicitudes de protección internacional recibidas en toda la UE, apenas un 1 por ciento (2.905) se registraron en España.
Estas cifras muestran un claro descenso en el número de peticiones de asilo recibidas con respecto al último trimestre de 2015, con una caída del 35 por ciento en el caso de España y de un 33 por ciento si se tiene en cuenta el conjunto de la Unión Europea.
En España, las 2.905 peticiones de protección internacional presentadas entre enero y marzo de este año contrastan con las más de 4.400 llegadas en los tres últimos meses de 2015. Aquel año, cuatro de cada diez solicitudes se cursaron en Melilla.
Si se compara con la población española, en los primeros meses de este año llegaron a España 62 demandantes de asilo por cada millón de habitantes, lo que viene a demostrar la dificultad que tienen los refugiados de llegar por sus propios medios a España para pedir asilo.