Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas trabajará con el Gobierno que sea elegido y rechaza valorar la decisión de Sánchez

El vicepresidente de la Comisión Europea responsable del Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, ha asegurado este martes que el Ejecutivo comunitario trabajará con el Gobierno que sea elegido en España.
Ha rechazado valorar la decisión del líder socialista, Pedro Sánchez, de intentar formar un Gobierno de izquierdas si el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, renuncia a ello y si esto dificultará la negociación de nuevos ajustes que Bruselas cree que España deberá acometer para cumplir el objetivo de déficit.
"Respecto a la formación del Gobierno español, la Comisión ha reiterado ya en varias ocasiones que no vamos a entrar en la política de partidos en los Estados miembro", ha manifestado en rueda de prensa en Estrasburgo al término de la reunión semanal del Colegio de Comisarios, preguntado si el Ejecutivo comunitario ve más complicado negociar los ajustes presupuestarios con un Gobierno de izquierdas encabezado por el PSOE.
Dombrovskis se ha limitado a decir que el Ejecutivo comunitario trabajará "con las autoridades democráticamente elegidas o nombradas en los Estados miembro".
El Ejecutivo comunitario ha evitado manifestar preocupación el público por el estancamiento político en España para formar un Gobierno en España tras las elecciones generales del 20 de diciembre y se ha limitado a defender la necesidad de formar "un Gobierno estable".
Por otra parte y preguntado por la polémica información publicada este lunes en por la revista 'Interviú' que sostiene que Dombrovskis cobró seis millones de euros en 2013 por manifestarse partidario de estudiar la posibilidad de una Cataluña independiente cuando era primer ministro de Letonia, acusaciones que el Ejecutivo comunitario tachó de "totalmente injustificadas".