Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CDC no tiene asegurado grupo propio en el Congreso y puede acabar en el Mixto con Bildu, UPN, Foro, CC y NC

La organización del nuevo Congreso se decidirá en torno al 25 de julio y no habrá grandes cambios en el Senado
Convergència Democrática de Catalunya (CDC) podría quedarse sin grupo parlamentario en el Congreso por primera vez desde la Transición porque, de entrada, no cumple los requisitos mínimos que le permitirían constituirse como tal, aunque su destino quedará al albur de lo que decida la Mesa del Congreso de la XII Legislatura. De no conseguirlo acabaría compartiendo espacio, recursos y tiempos en el Grupo Mixto con otros cinco partidos: Bildu, Unión del Pueblo Navarro, Foro Asturias, Coalición Canaria y Nueva Canarias.
Según los resultados obtenidos por las distintas candidaturas en las elecciones de este domingo, tienen asegurado grupo propio por haber sumado más de 15 escaños PP, PSOE, Unidos Podemos y sus confluencias y Ciudadanos.
La segunda vía para constituir grupo propio es superar los cinco diputados y el 5% de los votos en todo el país o el 15% en todas las circunscripciones en las que se concurre. Los independentistas de Esquerra Republicana, que han renovado sus 9 escaños, rebasan ese mínimo del 15% en las cuatro provincias catalanas y también en el conjunto de Cataluña, donde han superado el 18% de los sufragios.
En la anterior legislatura, ERC y CDC (que entonces se presentó con el nombre de Democràcia y Llibertat) sacaron 9 y 8 escaños respectivamente, pero no llegaron al 15% en todas las circunscripciones catalanas. No obstante, la Mesa del Congreso, con la anuencia de PP y PSOE, les permitió tener sus propios grupos por haber sumado más del 15% de todos votos en toda Cataluña.
NO SUPERA EL 15% EN TODA CATALUÑA
Sin embargo, la pérdida de los más de 88.000 votos que ha sufrido CDC en estas elecciones puede acarrearle la pérdida del grupo parlamentario con el que los nacionalistas catalanes siempre han funcionado en el Congreso en esta etapa democrática.
Y es que, aunque ha logrado conservar los 8 diputados que sumó en diciembre, Convergència ya no llega al 15% de los votos en toda Cataluña (se ha quedado 13,92%). De hecho, sólo supera ese umbral en Girona (23,24%) y Lleida (22,64), pero no lo alcanza ni en Tarragona (13,72%) ni en Barcelona (12,20%).
Con este escenario, si la Mesa del Congreso aplica estrictamente el Reglamento de la Cámara, CDC tendría que recalar en el Grupo Mixto, donde también se integrarán los dos diputados de Unión del Pueblo Navarro (UPN) y el de Foro Asturias --que han revalidado sus actas compitiendo en coalición con el PP en sus respectivos territorios-- y de el Nueva Canarias, que ha hecho lo propio gracias a su alianza con el PSOE.
También volverá a estar en el Mixto la diputada de Coalición Canaria, que ha retenido su escaño por Tenerife, y los dos parlamentarios con los que seguirá contando EH Bildu en la Cámara Baja.
En la anterior legislatura también estuvieron en el Mixto los cuatro diputados de Compromís que decidieron no entrar en el grupo que crearon Podemos y sus confluencias, así como los dos que Izquierda Unida-Unidad Popular sacaron en Madrid el pasado mes de diciembre.
UNIDOS PODEMOS Y CONFLUENCIAS
Ahora Izquierda Unida ha concurrido en coalición con Podemos en toda España y se han reeditado también las coaliciones territoriales del partido morado (En Comú Podem, A la Valenciana y En Marea). En la anterior legislatura estas confluencias intentaron construir cada una su propio grupo pero se toparon con las reticencias de PSOE, PP y Ciudadanos y finalmente optaron por crear el denominado grupo confederal del que se quedaron fuera los cuatro diputados de Compromís.
Como en diciembre, las confluencias catalana, valenciana y gallega también suman más de cinco diputados y superan el 15% en sus respectivas comunidades. Sin embargo, de intentarlo chocarían de nuevo con el argumento que esgrimieron en enero los partidos mayoritarios para negárselo: que no pueden constituirse por separado partidos que no han competido en las elecciones.
En concreto, es el artículo 23 del Reglamento el que impide que diputados de un mismo partido puedan constituir grupo parlamentario separado (medida que se tomó para acabar con la multiplicación de grupos socialistas territoriales en la transición) y que lo formen diputados de formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado (prevención contra el transfuguismo).
Los partidos contarán con cinco días hábiles desde la constitución de las Cortes Generales (19 de julio) para crear sus grupos parlamentarios en el Congreso y en el Senado, es decir, hasta el lunes 25 de julio, siempre y cuando las Mesas de ambas Cámaras no amplíen ese plazo si los consideran oportuno.
ERC SE ASEGURA GRUPO EN EL SENADO
Los resultados no variarán demasiado la organización de los grupos parlamentarios en el próximo Senado. El PP volverá a ser el mayoritario (151 escaños entre electos y autonómicos) seguido por el PSOE, con 63 componentes (43 electos y 20 senadores autonómicos). Unidos Podemos también podrá formar su propio grupo junto a sus confluencias, si así lo vuelven a decidir y como ya hicieron en la pasada legislatura. En total sumarán 23 senadores.
En la Cámara Alta, el Reglamento exige contar con diez senadores para poder formar grupo propio y es habitual que los mayoritarios presenten parlamentarios a los pequeños para permitirles llegar a ese mínimo. Una vez que arranca el periodo de sesiones, los parlamentarios cedidos vuelven a su grupo original.
Es lo que le ocurrió por ejemplo a ERC en la pasada legislatura; ahora sin embargo no necesitará ayuda para tener grupo: protagoniza la novedad de la noche, porque ha logrado 10 senadores electos, que sumará a sus dos autonómicos y tendrá un grupo de 12 parlamentarios.
Quizá el PNV pueda de nuevo recurrir a ese préstamo de senadores, un favor al que ha recurrido en las últimas legislaturas, tendrá ahora 6 senadores y necesitará cuatro prestados para conformar grupo propio. Más complicado lo tendrá CDC, que ha pasado de seis a dos escaños; cuenta con otros dos senadores autonómicos, por lo que sumará en total cuatro y tendría que recibir seis parlamentarios cedidos.
El resto, pasarán al Grupo Mixto, que a priori estará compuesto por tres senadores de Ciudadanos (autonómicos, no elegidos esta noche), 1 senador de Coalición Canaria, otro de Agrupación Socialista Gomera y otro de Bildu (autonómico).
VENTAJAS POLÍTICAS Y ECONÓMICAS
Tener grupo propio supone grandes ventajas políticas, económicas y de medios. Quien lo constituye tiene garantizada su representación en todas las comisiones parlamentarias, en la Diputación Permanente y voz propia en la Junta de Portavoces y capacidad para intervenir en todos los debates en igualdad de condiciones; mientras que dentro del Grupo Mixto hay que repartirse tiempos de intervención y asientos en las comisiones.
En las sesiones de control, tener grupo propio posibilita entrar en los cupos de preguntas e interpelaciones al Gobierno, así como ventajas a la hora de incluir sus proposiciones no de ley en los plenos, pero en el Grupo Mixto todo ese 'pedazo de tarta' debe distribuirse a partes iguales.
En el plano económico, por ejemplo, durante la anterior legislatura las fuerzas políticas que se constituyeron en grupo recibieron en el Congreso una subvención fija de 28.597,08 euros mensuales y otra variable, en función del número de diputados componían el grupo, que ascendía a unos 1.645,49 euros mensuales por escaño. El sistema en el Senado es idéntico, aunque varían las cantidades.
Además, sólo habiendo conseguido grupo parlamentario propio se puede acceder al cobro de las subvenciones por envío gratuito de propaganda electoral durante la campaña. Y las ventajas se prolongan para las siguientes elecciones, porque los que ahora lo consigan tendrán opción a presencia en los futuros debates electorales y planes de cobertura informativa de los medios públicos.