Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CGPJ archiva las diligencias contra la juez de Vitoria denunciada por "ofender" a una mujer maltratada

Dice que preguntó "si había cerrado bien las piernas" ante unas supuestas agresiones sexuales, por la necesidad de "concretar"
El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha archivado las diligencias informativas incoadas el pasado mes de marzo contra la juez de Violencia sobre la Mujer número 1 de Vitoria, María del Carmen Molina Mansilla, a la que la Asociación Clara Campoamor denunció por tratar de manera "completamente ofensiva" a una mujer presuntamente maltratada, que estaba embarazada de cuatro meses, y atentar contra su dignidad.
Según ha informado a Europa Press la presidenta de la Asociación denunciante, Blanca Estrella Ruiz, el máximo órgano de gobierno de los jueces les ha comunicado esta mañana su decisión de archivar las diligencias. Clara Campoamor está pensado en recurrirla.
La Asociación pidió al CGPJ que apartara o suspendiera a la magistrada que, durante la toma de declaración a una mujer que días antes había denunciado a su expareja por maltrato habitual y dos agresiones sexuales, preguntó a la supuesta víctima "si había cerrado bien las piernas".
El Promotor de la Acción Disciplinaria del CGPJ ha resuelto el archivo al entender que las palabras de la juez se enmarcan en la necesidad de concretar los hechos porque las agresiones sexuales habrían ocurrido entre 2011 y 2012, sin que fueran denunciadas en su día y sin que haya partes médicos.
SIN "DESCONSIDERACIÓN"
El órgano de Gobierno de los jueces admite que, "si aparecen descontextualizadas", las manifestaciones de la magistrada se pueden considerar "poco afortunadas", pero rechaza que conlleve "reproche disciplinario por desconsideración".
La decisión del Promotor de la Acción Disciplinaria se ha producido tras estudiar la grabación de la declaración, de casi 45 minutos, y después de solicitar informes a la jueza, a la letrada de la Administración de Justicia y a Fiscalía.
El acuerdo del CGPJ explica que las palabras de María del Carmen Molina se tienen que "valorar en el ámbito de su necesidad de concretar el empleo de la fuerza física y la oposición o resistencia de la víctima frente a la agresión ante la inexistencia de otros datos o elementos que llevaran a clarificar los hechos". Asimismo, recuerda que ninguno de los letrados ni el ministerio público hicieron constar ninguna queja durante el interrogatorio.
En cuanto a la queja de Clara Campoamor por el retraso en el comienzo de la toma de declaración de las 11.00 horas a las 15.00 horas, el Consejo afirma que no se le puede atribuir a la juez porque ese día había señalamientos y asuntos fuera lo previsto. Además, indica que el Juzgado tiene un problema estructural con el turno de letrado de refuerzo y el órgano judicial ha experimentado un aumento en la entrada de asuntos.