Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CGPJ relega al actual presidente del TSJ de Cataluña y coloca al moderado Barrientos

El órgano de gobierno de los jueces sí renueva a otros cuatro presidentes de Tribunales de Justicia
El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha relegado este jueves al actual presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Miguel Ángel Gimeno, y ha colocado en su lugar al magistrado que preside la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Barcelona, asociado a la moderada Francisco de Vitoria (FdV), Jesús María Barrientos, y que ha recabado los votos de 12 de los vocales.
Gimeno no renovará de este modo al frente de éste órgano clave, en el que se investigaría y juzgaría por desobediencia a los miembros del Gobierno catalán en caso de que no acataran la inconstitucionalidad de la declaración independentista. Además, este órgano se ocupa de la instrucción de la causa contra el expresidente Artur Mas y otros cargos por la organización de la consulta del 9-N.
Se confirman los pronósticos que apuntaban a que Gimeno no era el favorito de la mayoría conservadora del CGPJ toda vez que, el pasado mes de octubre, se informó de que el presidente Lesmes se habría "interesado directamente" por la querella contra Mas y se habría puesto en contacto con aquel para expresar su desacuerdo con la tardanza con la que se llevaba este asunto, según denunció en su día JpD.
El nuevo presidente deberá enfrentarse a las probables consecuencias jurídicas del proceso independentista. Durante las entrevistas a los que los aspirantes se sometieron el pasado 12 de enero ante el CGPJ Barrientos se refirió a la "preocupante situación" provocada por las intenciones del actual equipo de gobierno, que ha anunciado que desarrollará el "acuerdo de desconexión". El juez indicó que "ese escenario futuro de ruptura de las relaciones en el campo institucional de la comunidad autónoma" provoca un marco "muy delicado desde la perspectiva del cargo".
Avanzó que su intención, en el caso de ser elegido, sería la de "acomodarse a las circunstancias de cada momento", siempre con sometimiento a los mandatos legales y al orden constitucional. También aseguró que existen un centenar de vacantes en la planta judicial catalana, provocadas --dijo-- por la inestabilidad creada por la "situación peculiar" que se vive en la comunidad autónoma, y las "incertidumbres" que ésta provoca.
Llegó a mencionar la causa abierta tras la consulta del 9-N para proponer que se eviten situaciones como la que ha generado que el juez Joan Manel Abril, haya sido designado instructor de la querella contra Mas cuando fue elegido magistrado para el TSJC a propuesta del Parlament catalán. "Uno de los compañeros de procedencia parlamentaria investiga ahora a tres miembros del Govern", recordó Barrientos, planteando que estos magistrados propuestos por el Parlament, "corran turno" en el reparto de las causas que afecten a aforados.
Barrientos Pacho ingresó en la carrera judicial en 1985, siendo sus primeros destinos judiciales los juzgados de distrito de Astorga, en León, y número 26 de Barcelona, y el juzgado de primera instancia e instrucción de San Vicente de la Barquera (Cantabria).
Ascendió a magistrado en 1988, siendo destinado a la sección séptima de la Audiencia Provincial de Barcelona y en 2002 a la sección octava de la misma Audiencia, plaza que ocupa en la actualidad.
Jesús María Barrientos ha reforzado, en comisión de servicio y sin relevación de funciones, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y desde 2014 refuerza la Sala Civil y Penal del citado Tribunal, continuando en dicha situación en estos momentos.
Ha sido Consultor de la Unión Europea y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo participando en diversos proyectos de fortalecimiento institucional y judicial de países iberoamericanos como Colombia, Panamá y El Salvador.
En el ámbito docente, Jesús María Barrientos ha sido Vocal del Consejo Rector de la Escuela Judicial y ha colaborado como profesor con las Universidades Pompeu Fabra y Central de Barcelona, con el CEU y con el Centro de Estudios Jurídicos de la Generalitat.
Asimismo ha intervenido como director, coordinador o ponente en más de cincuenta actividades docentes o formativas, especialmente en materia penal y procesal. Es autor de diversas publicaciones jurídicas.
LOS PRESIDENTES DE OTROS CUATRO TSJS, REELEGIDOS
Gimeno ha sido el único, de los cuatro actuales presidentes de TSJ que aspiraban este jueves a la reelección, que no ha obtenido la confianza del CGPJ.
El Consejo ha refrendado en el cargo a José Luis Concepción como presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Los vocales del órgano de gobierno de los jueces, presidido por Carlos Lesmes, han reelegido a Concepción, por quince votos favorables de un total de veintiuno, frente a Carlos Javier Álvarez Fernández, magistrado de la Audiencia Provincial de León, y María José Renedo Suárez, presidenta de la Sala de lo Social del TSJ de Castilla y León.
La presidencia del TSJ de Castilla y León ha quedado de nuevo en manos de Vicente Rouco, reelegido por 18 votos mientras que la del Tribunal Superior de Andalucía se ha asignado por unanimidad a Lorenzo del Río, único aspirante a esta plaza.
En el caso de Valencia, la magistrada Pilar de la Oliva ha obtenido la reelección como presidenta del alto tribunal valenciano tras cinco años en el cargo. La valenciana llegó al tribunal en octubre de 2010, en sustitución de Juan Luis de la Rúa, en un momento en el que estaban pendientes asuntos de gran interés político y mediático como el conocido caso de los trajes que sentó en el banquillo de los acusados al entonces presidente de la Generalitat Francisco Camps.