Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP de Montcada detecta adjudicaciones a Inipro, investigada por un juez de Tarragona, y sus filiales por 7 millones

El equipo municipal aboga por la presunción de inocencia
La CUP de Montcada i Reixac ha detectado 18 contratos adjudicados a la empresa Inipro, investigada por un juez de Tarragona, y a sus filiales --Educare XXI, Prodesc y Gallet associats-- desde 2006 y hasta 2015 por valor de siete millones de euros.
Así lo ha manifestado este miércoles ante los medios el portavoz de la formación, Gonzalo García, que ha precisado que eran por servicios al área social y de la enseñanza; unas adjudicaciones que ha dicho tienen "algunos parecidos con Tarragona, Viladecans y Palau-Solità i Plegamans".
Ha asegurado que hay "muchas casualidades y sospechas que hacen mal pensar", y ha enumerado algunos ejemplos, como el cambio de las cláusulas en algunos pliegues de las condiciones durante su procedimiento y el pago de una factura de 2014 hecha en 2015 --de unos 3.000 euros--, una exigencia que debe pasar por el pleno municipal, que en las actas de la junta de gobierno local no figura y que se produjo tres días antes del cambio de gobierno, ha apuntado.
No obstante, los contratos vigentes son dos: uno de un plan de barrios para la inclusión social de la juventud, de 27.000 euros anuales, y otro de la gestión de las tres guarderías del municipio, de tres años y que finaliza este mes de junio, de 788.000 euros anuales.
García no ha descartado encontrar más y ha puesto esta información a disposición de la Udef a través de la CUP Tarragona, que denunció el caso ante la Fiscalía.
PRESUNCIÓN DE INOCENCIA
El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Montcada i Reixac, Jordi Sànchez, ha apelado ante los medios a la "presunción de inocencia" y se ha mostrado cauto ante la acusación de la CUP, que ha dicho se trata de una acusación política.
En este sentido, ha subrayado que el consistorio "no tiene suficientes indicios para llevar el caso ante la Fiscalía", aunque ha detallado que se han perdido documentos y hay casos graves que favorecían al anterior concejal de urbanismo.