Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP critica que se incremente la "represión" hacia 'manteros' y cree que se les criminaliza

La líder de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona, Maria José Lecha, asegura que "se ha incrementado la represión" hacia los vendedores del 'top manta', y considera que se les criminaliza también multando a los compradores, ya que la mayoría son turistas y es complicado sancionarles.
Después de que el presidente de la Mesa de Abordaje de la Venta Ambulante Irregular en la Calle, el concejal republicano Jordi Coronas; la teniente de alcalde Laia Ortiz y el comisionado Amadeu Recasens hayan anunciado este miércoles la puesta en marcha de planes de empleo de 12 meses para 'manteros' en situación irregular, Lecha se ha preguntado en declaraciones a los periodistas: "¿De qué sobrevivirá este colectivo hasta que se apliquen, siendo optimistas, los 90 planes de empleo?".
Lecha ha criticado que las medidas "no se adecuan al discurso de BComú, que evoca a una doble persecución al colectivo, con tintes de racismo institucional", tras lo que ha insistido en que apoyarán la eventual creación de un mercado social.
Ha criticado que "se habla de represión cuando se trata de un colectivo que no pertenece a ninguna mafia" y que ha optado por la venta ambulante para sobrevivir, por lo que ha lamentado que se les sancione, tras lo que ha recordado que en 2015 se interpusieron 63.000 sanciones.
La dirigente de la CUP ha aseverado que estas sanciones se interpusieron aplicando "la Ordenanza de Civismo que BComú quería derogar en su programa", y ha asegurado que el Sindicato Popular de Vendedores Ambulante no tiene constancia de las medidas impulsadas.
Ha criticado que estas medidas --entre ellas, los planes de empleo-- ya estaban contempladas en el primer informe presentado por el Gobierno municipal en la primera reunión de la mesa y que no se habían puesto en marcha.