Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP se retira de la negociación política y potenciará el 9N en la calle

Quim Arrufat, diputado de la CUP en el Parlamento de CataluñaEFE

El diputado de la CUP en el Parlament Quim Arrufat ha anunciado este martes que se retiran la negociación entre Govern y partidos para rehacer la unidad política soberanista, y lo ha justificado por centrarse en potenciar el 9N desde "la calle" buscando una fuerte movilización ciudadana.

"El terreno de los partidos es un terreno venenoso, endogámico y de suma cero. Es un lodazal en el que nos estamos quedando enganchados", ha argumentado en rueda de prensa desde el Parlament, donde ha dicho que su partido nunca dejará de apoyar el 9N si hay urnas y se puede votar.
Así, la CUP se centrará "en esquemas de trabajo que están más depositados en la calle", buscando que la movilización popular del 9 de noviembre sea un éxito y se logre desbordar la negativa del Gobierno central a que los catalanes se pronuncien sobre la independencia.
No se desmarca del 9N
Arrufat ha precisado que con esta decisión la CUP no se desmarca del 9N ni del proceso: "Lo que hacemos es dejar de alimentar una dinámica de trabajo que no tiene nada que ver con la unidad".
De hecho, ha confiado en que la decisión de abandonar las negociaciones entre partidos y el cambio de esquema de trabajo facilite la unidad en torno a la consulta: "No nos desentendemos de nada ni tiramos ninguna toalla, sino que trabajamos en otra línea de trabajo".
Ha reconocido que el lunes --cuando el Govern anunció un preacuerdo del que después ERC, ICV-EUiA y la propia CUP se desmarcaron-- fue "la gota que colmó el vaso" y que ha precipitado que dejen las reuniones ante el temor de que los próximos días la situación se repitiese.
El diputado ha reconocido que el Govern les dijo que había aceptado algunas de sus 11 garantías para fortalecer el 9N, pero ha remarcado que eso por sí sólo no supone un acuerdo, y ha censurado que se anunciase sin que antes se hubiera hablado con ERC e ICV-EUiA.
La decisión de la CUP llega también después de que este lunes por la tarde ERC e ICV-EUiA le hicieran llegar una propuesta en la que pedían al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que convoque elecciones cuanto antes y reconozca que el 9 de noviembre no se celebra una consulta sino un proceso participativo.
Defender el 9N
Arrufat ha lamentado también que todo el debate ajeno a la votación del 9N --ya sea la fecha de las elecciones o la posibilidad de una lista unitaria-- "tiende a situar el 9N en una situación marginal", y ha rechazado que esa jornada se diluya por una suspensión del Tribunal Constitucional.
Por eso, ha dicho que a partir de ahora la CUP trabajará desde la calle para celebrar un 9 de noviembre "con las condiciones máximas y con todo el éxito posible que se pueda obtener".