Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Campos alaba el papel "activo" de Cotino con víctimas del metro: "Realizó una labor muy buena, con entrega y trabajo"

"Hicimos todo lo que legalmente se podía hacer", señala el exvicepresidente
El exvicepresidente de la Generalitat en 2006, Víctor Campos, ha querido "alabar y reconocer públicamente" la labor que realizó el entonces conseller de Agricultura, Juan Cotino, con familiares de las víctimas del accidente del metro. A su juicio, "realizó una labor muy buena, con mucha entrega y mucho trabajo".
Víctor Campos se ha expresado en estos términos durante su comparecencia este lunes en la comisión de las Corts que investiga el accidente de la línea 1 de Metrovalencia del 3 de julio de 2006 entre las estaciones de Plaza de España y Jesús, en el que fallecieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas.
Campos, que ocupó el cargo de vicepresidente de la Generalitat hasta junio de 2007, ha indicado, a preguntas de los diputados, que "claro" que tuvo relación con Cotino quien, según ha dicho, "tuvo una parte activa a la hora de relacionarse con algunas de las familias" y "realizó una labor muy buena, con mucha entrega y mucho trabajo". "Desde luego, una labor que alabo y quiero reconocer públicamente", ha apostillado.
Ha explicado que Cotino "se ofreció voluntariamente" --no hubo una "autorización formal"-- porque "tenía una relación muy estrecha con algunas personas de Torrent". "No estuve con él en ninguna reunión con familiares de las víctimas, pero no tengo ninguna duda de que fueron reuniones en las que únicamente se ofrecía ayuda, colaboración y ponernos al lado de ello, sin más", ha indicado el exvicepresidente, quien ha dicho no saber por qué "algunas personas intentan convertir esa cercanía en un extraño intento de doblar voluntades".
Víctor Campos ha señalado que "rápidamente" tras el accidente se puso en marcha una comisión interdepartamental para coordinarse "de la forma más eficaz posible". Asimismo, ha indicado que el entonces presidente del Consell, Francisco Camps, pidió que se hicieran "todas las acciones necesarias para ayudar, desde el punto de vista de la administración autonómica y dentro de la legalidad, a las víctimas y a los familiares".
"Hicimos todo lo que legalmente se podía hacer como administración y todo lo que humanamente cada uno de nosotros podíamos hacer", ha resaltado Campos, quien ha indicado que nada más conocer el accidente acudió al lugar --antes que en entonces jefe del Consell, Francisco Camps, porque estaba fuera de Valencia-- y se puso "a disposición de todo el mundo".
También ha señalado que unos días más tarde se reunieron en el Palau con los alcaldes de los municipios en los que había víctimas y, asimismo, en el pleno del Consell del viernes siguiente al siniestro se aprobó el decreto de ayudas. "Hicimos todo lo que legalmente se podía hacer como administración y todo lo que humanamente cada uno de nosotros podíamos hacer".
"NINGÚN TIPO DE DISCRIMINACIÓN"
Campos ha asegurado que se trató "absolutamente igual" a todas las víctimas y, en este sentido, ha indicado que no conoce "ningún tipo de discriminación". No obstante, ha indicado que las "gestiones" para aquellas personas que solicitaron algún tipo de apoyo las hicieron "de forma individualizada y sin publicidad, naturalmente". "Si no se hubiera atenido ninguna ayuda personal de ninguna víctima, hoy dirían que carecíamos de caridad humana y de respeto a las víctimas", ha señalado.
El exvicepresidente ha negado que el sistema de ayudas que se estableció fuera "arbitrario". Ha indicado que las ayudas estaban "regladas" y se estableció un sistema "pionero en las instituciones a nivel nacional" con un decreto para el anticipo. Asimismo, ha dicho que hubo "conflicto y muchas tensiones con la sociedad aseguradora que era la que tenía que responder económicamente".
Durante su intervención, ha resaltado que "no ha habido nunca ningún ánimo de ocultar nada, más allá que el respeto a las personas, su intimidad y sus circunstancia particulares". Además, ha manifestado que en la anterior comisión de investigación "no se dio ninguna instrucción por parte del Gobierno al grupo popular, se dio información".
"VOLVERÍA A HACER LO MISMO QUE HICIMOS"
"Gestionar una tragedia así es muy difícil, no hay un manual previo", ha dicho, y, posteriormente, ha agregado: "Creo que lo hicimos bien y volvería a hacer lo mismo que hicimos".
También ha señalado que se reunió con familiares de los fallecidos "todas las veces que el representante de las víctimas, que entonces era Enric Chuliá, o víctimas a título individual lo requirieron". Así, ha asegurado: "Desde el primer momento y hasta mediados de 2007 nunca les cerré la puerta". En cualquier caso, ha señalado que "una personas que están sufriendo lo que están sufriendo siempre tendrán motivo de queja y de intentar expresar su dolor de la manera que sea".
No obstante, ha aseverado: "Atendimos de la mejor manera que pudimos, hicimos todo lo que se pudo legalmente, tratamos a todos por igual, hicimos gestiones con muchas víctimas para intentar ayudarles en temas que podían parecer menores pero que son importantes, como cambios de colegios". "Nunca le he dicho a las víctimas nada que no tuviese ánimo de ayuda, de colaboración y de buscar soluciones y ayudarles a convivir con el dolor tan tremendo que estaban sufriendo", ha manifestado.
Por otro lado, ha dicho que no conocía descarrilamientos anteriores en la línea 1, ni las auditorías de seguridad de 2004 y 2005. Por su parte, el parlamentario de Compromís Juan Ponce le ha inquirido sobre si cree que el accidente era "imprevisible e inevitable".
"Cuando acabe la investigación lo veremos", ha respondido Campos, quien ha indicado que tras el accidente aceptó y asumió lo que le dijo el entonces conseller de Transportes, el ya fallecido José Ramón García Antón, que era quien tenía "detalles técnicos". "Confiaba en que lo que él nos transmitía era la verdad", ha dicho.