Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Camps: "Este proceso terminará muy pronto y, si Dios quiere, muy bien"

Camps ha hecho estas declaraciones a los periodistas en la cena de entrega de premios anuales del diario Mediterráneo, en la que ha estado arropado por varios de sus consellers, el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, y representantes de la economía, la política y la sociedad castellonense y valenciana.
El jefe del Consell, quien junto al portavoz del grupo popular en Les Corts y secretario general del PPCV, Ricardo Costa, ha sido citado a declarar como imputado el próximo martes por su supuesta relación con la investigación del llamado caso "Gürtel", ha hecho así sus primeras declaraciones después de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana remitiera una nota de prensa sobre esa providencia.
"El proceso está abierto desde hace más de un mes; en cuanto supe la llegada de los autos al TSJCV me personé y por lo tanto, éste es el paso siguiente", ha señalado Camps sobre la citación, que el magistrado encargado del caso amplía al ex vicepresidente del Consell Víctor Campos y el ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret.
"Por fin tengo la oportunidad de explicar en sede judicial exactamente lo que tengo que explicar, y estoy completamente convencido de que esto terminará muy pronto y terminará, si Dios quiere, muy bien", ha añadido.
Asimismo, y preguntado sobre si está tranquilo ante esta imputación, ha respondido: "Sí, claro".
Camps, que ha llegado al Auditorio de Castellón acompañado por su vicepresidente económico, Gerardo Camps, ha presidido el acto en una cita a la que también han acudido, entre otras personalidades políticas, el delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, y el secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte. EPF