Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La jueza rechaza la petición de Camps de prohibir informaciones periodísticas que le vinculen al caso

El Juzgado de Instrucción 13 de Valencia ha desestimado las medidas cautelares solicitadas por el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps en las que pedía la prohibición la publicación de informaciones que le vinculen con las diligencias del caso Imelsa que se siguen en el Juzgado de Instrucción 18 de la capital, alegando el "desvalimiento" que sufre su imagen pública.
El expresidente interpuso una denuncia en el juzgado de guardia en la madrugada del lunes. Denunciaba un delito de revelación de secretos que, según él, habrían cometido la Guardia Civil, la Fiscalía o el Juzgado Instructor, y pedía que se prohibiera la emisión de la información en la Cadena Ser u otros medios.
Solicitaba, igualmente, que esa prohibición, que afectaba a "cualquier tipo de conversación, comentario o referencia que implique o mencione al denunciante de cualquier manera, aún de forma indirecta o mero comentario o conjetura", se hiciera extensiva a otros medios de comunicación que pudieran tener acceso a datos protegidos por el secreto de sumario que rige sobre el caso Imelsa o sobre aquellas diligencias relacionadas con el mismo que pudieran abrirse en otros tribunales por razón de competencia territorial o material.
La magistrada considera que la información que ha facilitado el Juzgado instructor, a través del gabinete de comunicación del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana sobre esta causa, en la que se investigan adjudicaciones fraudulentas en varias administraciones públicas a cambio de comisiones ilegales, está amparada por el Protocolo de Comunicación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).
"Los gabinetes de comunicación son la piedra angular en el empeño del CGPJ por transformar la imagen y la reputación corporativa de la justicia española", señala el auto, que añade "cuanta mejor información se facilite y más contacto haya con los profesionales de los medios, menos probabilidad de que se produzcan noticias confusas que crean estados de opinión que no respondan a la verdad de las cosas".
De conformidad con el criterio de la fiscal, el Juzgado de Instrucción 13 ha denegado la adopción de la medida cautelar limitativa de la libertad de información solicitada por Camps por entender que "cualquier norma limitativa de derechos sólo puede ser interpretada restrictivamente".
En este caso, añade la magistrada, "no concurre ninguna razón ni motivo acreditado alguno que determine ni justifique la adopción de medida cautelar alguna".