Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cañete espera convencer a Aznar y acusa a Vidal-Quadras de "movimientos parasitarios" por invitarle

El cabeza de lista del PP a las elecciones europeas, Miguel Arias Cañete, ha asegurado este miércoles que aún confía en que el expresidente José María Aznar se sume a su campaña, incluso proponiéndole otras fechas para dar juntos un mitin, y ha cargado duramente contra el 'expopular' Alejo Vidal-Quadras, al que ha acusado de "movimientos parasitarios".
En una entrevista en Telecinco recogida por Europa Press, Arias Cañete ha explicado que se ofreció a Aznar participar en mítines en Murcia y en La Rioja, un lugar que cree podría ser simbólico por su vinculación con los inicios políticos de Aznar. "Si estas fechas le van mal yo le propondré otras, espero convencerle", ha dicho.
Dicho esto, ha pasado a criticar a Vidal-Quadras, expresidente del PP catalán y ahora candidato de Vox, un partido en el que están también otros ex populares como Santiago Abascal y la víctima de ETA José Antonio Ortega Lara.
Vidal-Quadras ha invitado a Aznar a su campaña y Cañete lo ha calificado de "movimiento parasitario" para "arrimar el ascua a una sardina muy chiquitita". El exministro le ha afeado que se marche del PP al final de esta legislatura.
Arias Cañete ha elogiado a Aznar como "hombre de Estado" y ha asegurado que siempre tendrá una "magnífica relación" con él. Además, ha distinguido claramente las discrepancias de Aznar respecto a la política del Gobierno, porque usa su "libertad de expresión" pero "dentro de su partido, con su carne y pagando su cuota", de lo que ha hecho Vidal Quadras.
También ha asegurado que no hubo "ninguna consigna" del Gobierno para no asistir a la presentación del libro de memorias del expresidente, pero que era un día de agendas muy complicadas.