Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cantabria pedirá al Estado los 92 millones de pérdidas por los incendios forestales de diciembre

El 79% de los incendios fueron "intencionados", un 15% negligencias y el resto por causas desconocidas (5%) o naturales (1%), según Revilla
El Gobierno de Cantabria está elaborando, y prevé presentar en seis meses, un nuevo Plan Integral de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales con vigencia para diez años y que llega tras los incendios que asolaron la comunidad autónoma en la segunda mitad de diciembre y que causaron pérdidas estimadas en 92 millones por el Ejecutivo regional y que serán reclamadas al Estado.
Así se lo ha anunciado este viernes el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, a una representación de los servicios que, con casi 800 efectivos, colaboraron en la extinción de los incendios que asolaron Cantabria en la última quincena de diciembre, en los que, según las estimaciones aportadas por el jefe del Ejecutivo regional, se quemaron 10.000 hectáreas de terreno --3.000 de ellas de arbolado autóctono-- y que han supuesto un "catástrofe económica", además de la ambiental.
De esas pérdidas, se entiende que 71 millones son por el arbolado autóctono; 15 por los valores ambientales y el resto por las 1.000 hectáreas de eucaliptos y pinos perdidas.
Tras afirmar que son "malos días" para llamar al Gobierno central porque "no se pone nadie", en alusión a la situación de interinidad del actual Ejecutivo, Revilla "entiende" que reclamación de Cantabria debe ser atendida y ha señalado que el Estado tiene partidas específicas para "situaciones de emergencia" y ya ha realizado por carta esta petición al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA).
EFECTOS DE LOS INCENDIOS DE LA SEGUNDA SEMANA DE DICIEMBRE
De las 10.000 hectáreas quemadas en los incendios de las dos últimas semanas de diciembre, 1.600 forman parte de los parques naturales Saja-Besaya y Collados del Asón y parte de los recursos que se pedirán al Gobierno de Cantabria se destinarán a su reforestación y a paliar los efectos del "desastre" producido, tal y como lo ha calificado Revilla.
Revilla ha confirmado que, según los datos que tienen, el 79 por ciento de los cerca de 400 incendios ocurridos en esas dos semanas fueron "intencionados"; un 15% por "negligencias"; un 5% por factores desconocidos y solo un 1% por causas naturales.
Por ello, el nuevo Plan, con un coste aún por concretar, incluye medidas "muy especiales" y con recursos dirigidos a que haya una dotación permanente de vigilancia" para intentar frenar lo que considera "terrorismo ambiental".
"Son terroristas", ha dicho Revilla, que ha reconocido que el Plan no servirá para atajar todos los incendios forestales en Cantabria porque es "imposible", pero sí buscará "minimizarlos".
En el encuentro posterior con los medios de comunicación, se han exhibido varias imágenes captadas por un satélite de la NASA que la muestran la situación que había en los días de los incendios y otra, captada hace tres días, en la que las áreas afectadas se aprecia un color rojizo.
Tras ver esas imágenes, Revilla ha afirmado que "no hace falta ser Sherlock Holmes" para intuir, por la diversidad y la separación de los focos, que fueron intencionados y "más o menos coordinados". "Tiene toda la pinta", ha apuntado.
EL PLAN
Aunque la vigencia es de 10 años para este Plan --que estará coordinado por el consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, pero que implicará a otros departamentos del Ejecutivo regional, como Protección Civil, Función Pública o Economía--, habrá un programación específica y compromisos concretos para 2016-2020 con un estimación de costes para este periodo.
Habrá medidas a corto, medio y largo plazo y tendrá varias líneas principales. Así, habrá medidas de prevención y concienciación social y desde una óptica de "desarrollo rural sostenible protegido" y también acciones disuasorias, de sensibilización, vigilancia e investigación. A ello, hay que unir las dirigidas a mejorar la extinción de los incendios.
Para ello, el Gobierno prevé cubrir las vacantes existentes o que se produzcan en los Cuerpos que se ocupan de todas estas labores y que dependan del Ejecutivo regional; realizar inversiones en medios materiales; llevar mejoras organizativas e incidir en la formación de los efectivos, entre otras.
AGRADECIMIENTO A LOS EFECTIVOS QUE COLABORARON EN LA EXTINCIÓN
En la reunión , Revilla, además de anunciar a los representantes de los Cuerpos que colaboraron en la extinción de los incendios la elaboración de un nuevo plan y presentarles las principales líneas del mismo, les ha expresado el "agradecimiento" del Gobierno por el trabajo realizado ante la "desgracia" de los incendios ocurridos y ha calificado de "ejemplar" su actitud.
Así, ha recordado que los efectivos se negaban a irse cuando terminaban su jornada laboral y querían continuar con las labores de extinción.
Revilla se ha mostrado convencido de que los cántabros se sienten "orgullosos" de estos Cuerpos que han trabajado en la extinción de los incendios (UME, Guardia Civil, Bomberos locales y autonómicos, 112, recate, servicios de Montes; cuadrillas y tecnicos del Medio Natural, voluntarios de protección civil, ayuntamientos y miembros de la Dirección General del Medio Natural y de Protección Civil).