Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cargos autonómicos y provinciales socialistas defienden las diputaciones, que suprimen el acuerdo PSOE-C's

La presidenta de la Diputación de Barcelona, de CDC, apuesta por las 'veguerías' en Cataluña, pero también pide "rigor" y consenso
Presidentes autonómicos, de diputación y alcaldes socialistas han defendido este miércoles el papel de estas instituciones provinciales que pretenden suprimir y sustituir por otro órgano su propio partido y Ciudadanos, según el acuerdo de gobierno que ha alcanzado ambas formaciones.
El pacto ha sido firmado esta mañana por Pedro Sánchez y Albert Rivera, con medidas que llevaría adelante un futuro gobierno apoyado por ambos partidos si llegara a ser elegido. Recoge la creación de un consejo provincial de alcaldes en municipios de menos de 20.000 habitantes, lo que supone la desaparición de la organización provincial actual.
El asunto ha provocado reacciones en contra no sólo del PP, que defiende estas instituciones, sino también de algunos socialistas que están al frente de ellas, de presidentes autonómicos y de varios alcaldes. El PSOE gobierna en 18 diputaciones.
Los presidentes de Castilla-La Mancha y Aragón han defendido estas instituciones. El primero, Emiliano García-Page, ha confesado no estar "contento" con que este debate, porque las diputaciones son un contrapeso al poder de las autonomías y porque Cataluña, a su juicio, lo usará contra la unidad de España.
Según ha dicho, el Gobierno catalán "fue el primero que se las quiso cargar", porque los ingresos de aquellas irían al Ejecutivo autonómico y porque tienen un papel de "costura constitucional". "Se crearon como un contrapeso a las autonomías pactado en su momento por PSOE y UCD", un freno, ha dicho, "a las ansias autonómicas por si se iban de madre".
EN CATALUÑA, 'VEGUERÍAS'
Precisamente, la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercé Conesa, de Convergència, ha recordado que el nacionalismo catalán apuesta por sustituir estas instituciones por las 'veguerías', una administración "adecuada a la realidad nacional" catalana.
Pero ha pedido "rigor" en el debate, tranquilidad y que se busque el consenso para abordar la reforma, porque se trata de instituciones que dedican recursos públicos a prestar servicios a municipios y ciudadanos.
El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha defendido también el trabajo provincial, que conoció a fondo como presidente de la Diputación de Zaragoza, aunque no ha rechazado de entrada ese acuerdo de su partido con Ciudadanos y ha preferido no opinar sobre el contenido.
"Estábamos prestando un gran servicio a los municipios del medio rural", ha dicho de su trabajo en la diputación, para añadir que siempre percibió que desde los ayuntamientos "se tenía una altísima valoración" del organismo provincial.
'NO' AL ACUERDO
Con claridad se ha pronunciado el presidente de la Diputación de Jaén y secretario general del PSOE en la provincia, Francisco Reyes, quien ha zanjado que votará no al acuerdo con Ciudadanos si aparece expresamente la supresión de las diputaciones.
Ha defendido que sin estas instituciones no se habría avanzado "en la igualdad de oportunidades" para los municipios y a censurado que Ciudadanos en su propuesta salve a las diputaciones forales y los consejos y cabildos insulares, y se ha preguntado si es esa "la simetría" que defiende el partido de Albert Rivera.
Su homólogo en la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, ha pedido centrar el debate porque no debe de ser tanto "quién desaparece" sino "quién presta el servicio". Y ha asegurado que muchos pueblos pequeños no sobrevivirían sin el respaldo de la institución provincial.
"Yo no digo ni que sí ni que no, sino que se analice todo, y que el modelo de la Diputación de Huelva hay que mantenerlo porque es el que más nos vale", ha añadido.
DEFENSA DESDE EXTREMADURA
También desde los socialistas de Extremadura se ha hecho una defensa cerrada de las diputaciones provinciales. "Por su recorrido, por su resultado y por las consecuencias más que positivas para los ciudadanos", ha dicho la diputada socialista Marisol Mateo.
A su juicio, el debate debe ser si las administraciones se solapan al prestar servicios. "Es importante abrir la reflexión, pero es importante también saber cómo están configurados nuestros territorios", ha dicho, "más allá de frases o posiciones maximalistas sobre la supresión o no de las diputaciones".