Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cargos y militantes de Podemos piden una alianza estatal con IU y Equo y primarias conjuntas sin "fichajes"

Medio centenar de cargos públicos y militantes de Podemos y de candidaturas municipales de unidad popular, como la eurodiputada del partido morado Lola Sánchez Caldentey, el diputado madrileño Isidro López o los concejales de Ahora Madrid Montserrat Galcerán y Pablo Carmona, han lanzado un llamamiento para pedir un acuerdo estatal entre Podemos, IU y Equo, y la celebración de primarias abiertas conjuntas para configurar las listas, sin "fichajes".
En un manifiesto titulado 'A por todas', recogido por Europa Press, los firmantes piden a estas tres formaciones que conformen listas conjuntas "en la mayor cantidad de circunscripciones posible" y que busquen, para ello, acuerdos a nivel autonómico y municipal con otras fuerzas políticas y movimientos sociales, además de la alianza estatal.
No obstante, avisan de que esta confluencia, que las direcciones de Podemos e IU ya exploran desde hace días, debe hacerse siguiendo una serie de criterios para cumplir con las "exigencias democráticas". Así, piden que las listas conjuntas se elaboren mediante unas primarias abiertas comunes.
"Desde el 20-D los ciudadanos hemos observado el trabajo de nuestros representantes en las Cortes y tenemos derecho a revalidar sus candidaturas u optar por otras", defiende los firmantes en el comunicado, respecto a la intención manifestada por Podemos de repetir las mismas candidaturas, modificándolas solo para incluir a los representantes de las formaciones con las que lleguen a acuerdos, como IU.
De hecho, van más allá y piden utilizar el sistema Dowdall que ya utilizó Ahora Madrid para confeccionar sus listas en las pasadas elecciones municiaples, y que "permite integrar a las minorías y favorecer su cooperación en lugar de marginarlas", como ocurre con el sistema de "listas plancha" que habitualmente usa Podemos.
En el caso de que no fuera posible negociar dichas primarias comunes, los firmantes de este manifiesto piden que los partidos que integren las listas del cambio propongan candidaturas "que surjan de primarias equitativas" y no de las anteriormente mencionadas "listas plancha".
"Idealmente, las organizaciones políticas participantes deberían definir de manera clara y previa quiénes son sus inscritos activos con derecho a voto. Además, los órganos que gestionan los procesos electorales internos deberían ser imparciales y los comités de garantías encargados de resolver los conflictos, transparentes", demandan.
Además, piden que las direcciones de los partidos eviten "la incorporación de personalidades al margen de las primarias", los denominados 'fichajes estrella'. "La popularidad ya otorga una ventaja suficiente con respecto a otras candidaturas en un proceso de primarias", afirman.
CONTRA EL "REGATEO ENTRE APARATOS POR PUESTOS Y SIGLAS"
Aunque son conscientes "de la urgencia de la situación" porque los plazos son ajustados, defienden que es posible poner en marcha las primarias para configurar estas listas, siempre que los partidos no opten por centrarse en el "regateo entre aparatos por puestos y siglas". "No hay tiempo que perder", defienden.
Según defienden, el modo de construir esta candidatura de confluencia es importante ya que "la mera adición de partidos y el reparto de puestos en las listas tras un proceso conflictivo" no será la clave para "superar al PSOE e incluso al PP".
"Sería un error grave dar por sentado que todos los millones de votos conseguidos fueron producto de la ilusión, del amor a unas siglas o a unos líderes y que están garantizados. Hay también votos estratégicos, el denostado voto útil, reflejo de las opciones que uno tiene que sopesar en cada circunscripción provincial", aseguran.
"Solo el diseño y la construcción de una candidatura que funcione a modo de catalizador de todas las potencias generadas por la sociedad en movimiento, puede mantenernos en el camino hacia el objetivo de la democratización, con un nuevo paso necesario e irrenunciable: la victoria electoral. Porque para vencer, primero hay que hacerse invencible", concluye el comunicado.