Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carmena pide "perdón" a los padres por la obra de los titiriteros y siente "pesar por haber estropeado el Carnaval"

Las declaraciones de los títeres se enmarcan en el derecho a la libertad de expresión, dice
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha pedido "perdón" a los padres que se sintieron "incómodos y disgustados" por el espectáculo de la compañía 'Títeres desde Abajo' el pasado viernes y ha confesado su "pesar por haber estropeado el Carnaval" que, por lo demás, "ha salido muy bien".
Ante una enorme expectación mediática, la primera edil ha comparecido este lunes en rueda de prensa acompañada por el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias y la de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Javier Barbero y Marta Higueras, respectivamente.
"Quiero pedir perdón a los padres que estuvieron en aquella exhibición de títeres en la plaza del Canal (de Isabel II), que se sintieron incómodos y disgustados por un espectáculo inaceptable, inadecuado para niños, violento, deleznable, como dijo la delegada de Cultura, Celia Mayer", ha manifestado la primera edil.
Carmena ha asegurado que el Ayuntamiento "no tenía conocimiento" del contenido del montaje, lo que provocó que cuando se vio lo que se estaba representando se tomara la decisión de paralizarlo. La decisión la adoptó la empresa municipal Madrid Destino. La Policía Municipal fue la primera en intervenir, ha concretado.
Responsables de Madrid Destino, con Mayer a la cabeza, interpusieron una denuncia el viernes en los juzgados de guardia por incumplimiento de contrato porque "en modo alguno se contrató un espectáculo de esas características", que agredió la sensibilidad del público infantil.
La regidora ha remarcado que hay que tener en cuenta que la representación se circunscribe "en el marco de la ficción" aunque fue "absolutamente inadecuada para niños". En cuanto a las manifestaciones de los títeres, la alcaldesa y exjueza ha remarcado que lo que dicen los personajes "forma parte del derecho a la libertad de expresión".
Preguntada sobre si sería una obra adecuada para adultos, Manuela Carmena ha contestado que podría ser "más o menos aburrida", tanto como "violenta gratuitamente". "Para los mayores... bueno, a mí me parece absolutamente aburrida y violenta sin sentido pero sin más trascendencia", ha contestado.
La alcaldesa, que ha declarado que estaría "encantada" de recibir a los padres afectados, ha señalado que no se puede comparar un "error" como el de los títeres con la cabalgata de reyes, "diferente, discutida pero también aplaudida".