Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carmena apuesta por "atacar los virus de violencia que entiende que es posible conseguir objetivos a base de matar"

Defiende "rebajar el nivel de violencia en el lenguaje, sobre todo en el debate político"
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha resaltado la importancia de la educación en valores y ha abogado por "atacar esos virus de violencia que entienden que es posible conseguir objetivos a base de matar, aplastar". A su juicio, el "antídoto a eso es plantear que la humanidad está obligatoriamente condenada a entenderse".
Carmena ha participado este sábado en San Sebastián en la mesa redonda que, dentro del programa del Stop War Festibala y bajo el título 'Municipios y Ayuntamientos ante las guerras', han contado también con los alcaldes Eneko Goia (San Sebastián), Josep Mayoral i Antigas (Granollers), Julen Mendoza (Renteria) y Eneko Larrarte (Tudela).
En su intervención, la primera edil madrileña se ha mostrado más partidaria de la gestión política que de las declaraciones institucionales y ha hecho referencia a la crisis de los refugiados, detallando las actuaciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento para acoger a estas personas "que huyen del terror y de la guerra".
No obstante, ha lamentado que, pese a tener todo preparado, los refugiados no han llegado porque "la máquina burocrática está paralizada".
Ante esta situación, ha explicado que el Consistorio de Madrid decidió entonces abordar el acogimiento de los refugiados que llegan por Ceuta y Melilla, aunque ha destacado que ninguno de los cerca de 3.000 que han atendido ha querido quedarse en España. "Quieren ir a otros países europeos, les explicamos la situación, pero a pesar de todo se van", ha afirmado.
CREDIBILIDAD
De este modo, Carmena ha puesto sobre la mesa la pérdida de credibilidad de ciudadanía por la crisis de los refugiados, algo que ha calificado de "dramático". "Hasta tal punto las instituciones estamos fallando que los ciudadanos no creen en las instituciones, creen en la solidaridad humana, creen en los amigos, creen en los hermanos, creen en la familia, creen individualmente", ha asegurado.
A su entender, las ciudades tienen en este momento una "extraordinaria capacidad de asumir protagonismo" en estos asuntos, puesto que están llamadadas a ser "el asentamiento del futuro". Por ello, ha apostado por el desarrollo de estructuras de cooperación para llevar la ayuda a los refugiados allí donde están.
La alcaldesa de Madrid ha incidido en la importancia de tener en cuenta que las personas que han usado la violencia en atentados como los de Madrid, París, Ankara o Bruselas "han decidido abdicar de su condición de seres humanos y han decidido que esas personas -que perdieron la vida- son solo números", por lo que es "imprescindible" trabajar esa "condición individual".
"La violencia no es como el virus de la gripe, es una actitud, es un comportamiento que entiende que es posible conseguir objetivos a base de matar, aplastar", ha subrayado, al tiempo que ha opinado que el "antídoto a eso es plantear que la humanidad está obligatoriamente condenada a entenderse".
"ESENCIA DE LA CIUDAD"
En ese sentido, la regidora madrileña ha insistido en la importancia de "atacar esos virus de violencia" ya que estos, además, "van a la esencia de la ciudad, a su sistema venoso", teniendo en cuenta que se ha atacado los servicios públicos de transporte para generar el mayor daño posible a la ciudadanía.
Asimismo, ha defendido que desde el Ayuntamiento "se permita que se oigan todas las voces", incluso las discrepantes, para poder abordar soluciones a la violencia porque, según ha apuntado, "distintas posturas pueden ayudar a resolver los problemas".
Finalmente, ha subrayado la importancia de "reforzar lo pequeño" y ha puesto como ejemplo acciones como la puesta en marcha en Madrid para que estudiantes "sean mediadores en el colegio para que desde el principio la violencia nunca sea el camino".
Manuela Carmena se ha mostrado convencida de la necesidad de "volver a lo individual" porque en este siglo "estamos muy acostumbrados a que otros, sea religión, partido u otros, lo hagan por nosotros". " Y la violencia es un acto individual absolutamente indamisible", ha destacado, al tiempo que ha defendido "rebajar el nivel de violencia en el lenguaje, sobre todo en el debate político".
"Nuestras actitudes pueden ser ejemplificadoras y si nos entendemos aumentaremos el presupuesto de la convivencia no violenta", ha concluido.