Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carnicer subraya la "normalidad" en el proceso judicial por el que se ha imputado a la infanta Cristina

El presidente del Consejero General de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, ha subrayado la "normalidad" en el proceso judicial que instruye las presuntas actividades corruptas del Instituto Nóos, que presidió el marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, y por el que el juez José Castro ha imputado este mes a la infanta Cristina por presunto delito fiscal y de blanqueo de dinero.
En declaraciones a los medios de comunicación, antes de participar en un acto del Colegio de Abogados de Zaragoza, Carnicer ha sostenido que "un juzgado normal, como otros casi mil que hay en España, sin apoyo, ha instruido una causa durante dos o tres años, muy compleja", en la que lo que "se destaca es la identidad de las partes".
A su entender, también es "normal" que esta última produzca "interés mediático", para argumentar que "no se debe pensar que está sucediendo nada anormal" y ha deseado que el proceso "culmine con absoluta normalidad, habiendo defendido cada parte lo que a su derecho convenía".
Respecto a una posible campaña de descrédito contra el juez Castro, y en respuesta a preguntas de los medios de comunicación, Carnicer ha señalado que "las campañas contra el descrédito de determinada persona son algo que pertenece a la vida social" y también "se suscitan en otros procedimientos, independiente de su profundidad o desviación".
Ha agregado que "cuando alguien escribe 227 folios", en relación al auto que comunica la imputación de la infanta Cristina, y "los contestan con 10 o 15, por mucha pureza de estilo, seguramente se le irá algún renglón en la escritura, eso lo sabemos bien los abogados, que somos tildados de vehementes, no sin razón, cuando defendemos los derechos y libertades de un cliente".