Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casado dice que al PP le "asquea cualquier caso de corrupción" y subraya que es "un partido honesto e íntegro"

Confía en que "impere la coherencia y la cordura" y critica al PSOE, que "sólo se ocupa de los intereses partidistas"
El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha defendido que el mensaje del partido sobre la corrupción es "muy claro" y ha incidido en que "nos asquea cualquier caso de corrupción". "El PP es un partido integro, honesto y cualquier conducta que se aparte de esa integridad y honestidad tiene todo nuestro desprecio y reproche", ha sentenciado.
Ha añadido que en los últimos días se ponen "muchas excusas" para rechazar ofertas de diálogo, entre ellas, la corrupción, y ha dejado clara la posición de los 'populares' al respecto. Asimismo, ha recordado que en el país "no existe la impunidad" y que "la justicia en España y todas las instituciones actúan con absoluta independencia y severidad". "Confiamos en el Estado de Derecho y en que la justicia se acaba abriendo paso", ha sentenciado.
Por ello, Casado, que ha participado este jueves, junto con los presidentes del PP andaluz y de Málaga, Juanma Moreno, y Elías Bendodo, en la junta directiva provincial de la formación, ha señalado que se está hablando de ofertas de diálogo, también en materia de principios y en materia programática, pero "nos encontramos con una respuesta que sólo se ocupa de los intereses partidistas por parte del PSOE".
Ha confiando, no obstante, en que "impere la coherencia y la cordura" y que "España no se vea abocada a esta situación de interinidad que a nadie beneficia", porque la opción sería la convocatoria anticipada de elecciones, en la que el PP "no sale perjudicado", porque las encuestas pronostican mejores resultados, pero que "llevaría a incertidumbre e inseguridad en un momento crucial para España".
"A nosotros nos han votado los españoles para que nos pongamos de acuerdo y nos pagan para que resolvamos sus problemas, no para crear nuevos", ha subrayado, recodando, además, "el cambio" que dio España hace cuatro años.
"Ha merecido la pena los esfuerzos --ha continuado--, y lo que no se puede es tirar por la borda ese sacrificio de todos los españoles y dejar en manos de quien, evidentemente, no tiene experiencia ni vocación de servicio público, los mandos del timón de este país".
En iguales términos se ha referido el presidente del PP-A, quien ha señalado que los resultados de las elecciones "nos da la legitimidad y fuerza moral para reivindicar un gobierno estable en España". Por ello, ha esperado que "la sensatez llegue alguna vez al PSOE y tomen las decisiones no pensando en los intereses particulares del PSOE sino en los intereses generales" de España".
Durante su intervención, Casado ha incidido en que el PP, "sin ninguna arrogancia, como tienen otros partido, con otras ideologías, pensamos que nuestras ideas son las que más progreso han creado". Asimismo, ha añadido que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, propone "un proyecto global en el que todos cedamos pero en el que todos ganemos".
En este punto, tras recordar la victoria del PP en las elecciones generales, ha señalado que, como no habían logrado la mayoría absoluta, la propuesta fue "tener un acuerdo de base amplia", en la que "los partidos constitucionalistas", PSOE y C's, liderados por el PP, se pusieran de acuerdo "para ir mejorando España".
No obstante, ha incidido en que, "por ahora, lo que nos hemos encontrado es una negativa, no de todo el PSOE, pero sí de su dirección actual y de su secretario general, Pedro Sánchez"; aunque ha esperado que en las próximas fechas "se reconsidere y se deje el afán personalista y el interés partidista por el interés general" de todos los españoles.
Además, ha criticado que la alternativa a este acuerdo, en referencia a los partidos de izquierdas, "perjudica muy seriamente a los intereses de todos los españoles" y ha recordado que Pedro Sánchez dijo que "jamás" pactaría con Podemos, pero "luego en las elecciones generales y autonómicas cambió de principios".
De igual modo, también ha recordado que los "posibles socios" del PSOE, en referencia a Podemos, son "los mismos que decían que el terrorismo etarra tiene explicaciones políticas" o "que asesoraban en Venezuela a Maduro para encarcelar periodistas o para decir, exactamente, como tenía que manejarse la represión en la oposición pacífica".
"Esto es el supuesto socio que pretende Pedro Sánchez, y que, con toda solemnidad, en el Congreso de los Diputados, viene a decir que nadie entendería que no pudieran pactar entre ellos", ha criticado.
Por ello, para Casado, según ha manifestado "es importante" decirlo porque "hay que saber a quién se le está entregando la gobernabilidad en España".
Ha criticado que el PSOE "nunca da el paso" y ha puesto como ejemplo Andalucía, presidida por un gobierno socialista, con Susana Díaz al frente, de la que ha dicho "es experta en la sobreactuación. "Al final le importa poco lo que dice sobre la unidad de España o la izquierda radical, que tanto denosta en los medios y, sin embargo, no está teniendo la responsabilidad de hacer valer su tesis en el Comité Federal". A su juicio, "está más preocupada por su futuro personal, ni siquiera por el de su partido, y mucho menos a los ciudadanos a los que debería servir".
Ha manifestado también que, si el problema del PSOE es "buscar socios estables en las distintas administraciones", el PP ofrecería esa estabilidad de legislatura en las administraciones locales y autonómicas "en las que el PSOE se haya tenido que hacer valer de un pacto con Podemos", lo que ha considerado "muy generoso" y "bastante coherente".
DECISIÓN "CORRECTA"
Por otro lado, ha señalado que fue "una decisión correcta" el hecho de que Mariano Rajoy no acudiera a la investidura, porque "no nos podíamos prestar a lo que estaba intentando la izquierda, que era estar pactando bajo cuerda y repartiéndose los ministerios".
"Sabemos a que estamos jugando", ha dicho, al tiempo que ha añadido que "confiamos en que Rajoy irá a la audiencia con el Rey y podamos saber exactamente con qué cartas está jugando el PSOE y que lo digan abiertamente", ha concluido.