Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casado, sobre la petición al Consejo de Estado por las leyes de desconexión: "El Gobierno no va a pasar ni una"

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha apoyado este miércoles la decisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de solicitar un dictamen urgente al Consejo de Estado tras aprobar el Parlamento de Cataluña una reforma para tramitar por la vía urgente las leyes de desconexión y ha subrayado que el Ejecutivo "no va a pasar ni una" al Govern catalán.
"Cuando alguien comete una ilegalidad tiene que tener la respuesta de un Gobierno responsable, que está obligado a cumplir y hacer cumplir la ley", ha subrayado el dirigente popular en declaraciones a la Cadena Cope recogidas por Europa Press.
El vicesecretario del PP ha calificado de "gravísimo" la reforma del reglamento de la Cámara aprobada en el Parlamento catalán, que permitirá a los dos partidos independentistas aprobar por el mecanismo de lectura única --el procedimiento de máxima urgencia-- la ley del referéndum del 1 de octubre y las conocidas como leyes de 'desconexión'.
En esta línea, ha denunciado que los partidos independentistas apelan continuamente a la democracia y al derecho a decidir cuando "se están cargando la máxima expresión de la democracia", que es el Parlamento, y están incumpliendo "las leyes que más apoyo han tenido en Cataluña: la Constitución y el Estatuto".
"No puede haber democracia sin ley y esta locura va a acabar con la lógica de la ley", ha enfatizado Casado, que ha reiterado que "cada acto" de la Generalitat catalana que el Gobierno considere "irregular" será recurrido "con la ley, solo la ley, pero toda la ley". En este sentido, ha subrayado que el Ejecutivo "no puede hacer otra cosa" que garantizar el cumplimiento de la legalidad.
"Rajoy siempre suele decir por supuesto creo que no debo hacerlo pero estoy obligado a no permitir que se haga", ha señalado al ser preguntado por la posibilidad de retomar el diálogo con la Generalitat catalana. "Han ido demasiado lejos. Esto no conduce a nada y, sobre todo en las últimas semanas, esa huida hacia adelante empieza a ser suicida", ha apostillado.
"El desafió secesionista va a acabar muy mal. Empiezo a ver a Puigdemont --el presidente de la Generalitat-- y a Junqueras --el vicepresidente-- agarrados a un mástil de un barco que se ha lanzado contra una roca, que es la legalidad. Ellos verán. Desde luego, si quieren seguir atados a un mástil es su problema", ha subrayado.