Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Castro dice que la citación de la Infanta "dista abismalmente" de ser una condena o restricción de derechos

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, quien este martes ha acordado la imputación de la Infanta Cristina por un presunto delito fiscal y de blanqueo de capitales, defiende en su auto que éste "dista abismalmente de ser o parecerse a una sentencia condenatoria", como tampoco supone una "privación o restricción de derechos". "Es más, de momento ni tan siquiera abre la puerta a que las distintas partes acusadoras puedan formular acusación contra Doña Cristina de Borbón", recalca el magistrado en su resolución.
Tal y como precisa en el auto, contra el que cabe recurso de reforma ante el mismo Juzgado del que Castro es titular, o de forma directa ante la Audiencia Provincial de Baleares, "lo único que se pretende es brindar" a la hija del Rey don Juan Carlos "la oportunidad de que en sede judicial facilite explicaciones sobre hechos indiciarios de delito", del mismo modo que, apostilla, ha sucedido con las "nada menos" que 42 citaciones de imputados que se han efectuado en el marco del caso Nóos, "todos ellos ungidos con el mismo principio de presunción de inocencia que Doña Cristina".
En este contexto, el juez rebate las afirmaciones efectuadas por la Fiscalía Anticorrupción cuando, al oponerse a la imputación de la Infanta, señaló que "en el proceso penal las meras conjeturas o sospechas no constituyen títulos válidos de imputación". "Si por conjeturas o sospechas se entienden las que sólo son fruto de lucubraciones forzadamente mal pensadas, inusualmente compartidas y carentes de la más mínima base lógica y objetiva", afirma Castro, "se estaría vulnerando descaradamente el principio de presunción de inocencia afortunadamente forjado en el crisol de nuestro ordenamiento punitivo".
Es más, el instructor insta a la reflexión al señalar que si su Juzgado, en aras a unas "expectativas personales" de su juez titular que "están por saberse, persiguiera a toda costa la comparecencia de Doña Cristina, no habría suspendido su convocatoria nada más recurrida la resolución que inicialmente la acordaba", en alusión a la primera vez que la Infanta fue emplazada a declarar como imputada y cuya citación fue recurrida ante la Audiencia y de inmediato suspendida por Castro a la espera de resolverse los recursos.
Del mismo modo, añade el juez que tampoco estaría en estos momentos dilatando la fecha de la nueva citación -fijada para el 8 de marzo- "para posibilitar que, si llegara el caso, sea la Audiencia la que, con superior criterio al de este Juzgado, se pronuncie definitivamente sobre la cuestión asumiendo que, como ya ha acontecido en experiencia anterior, pudiera ser revocada su decisión".