Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Castro abandona al hospital Donostia tras reunirse con los oncólogos de Bolinaga y visitar al preso

El juez central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, ha abandonado a última hora de la tarde el hospital Donostia donde ha mantenido un breve encuentro con el preso de ETA Josu Uribetxebarria, enfermo de cáncer, y se ha reunido con sus oncólogos para conocer el estado en el que se encuentra, según han manifestado fuentes cercanas al recluso a Europa Press.
Castro se ha desplazado desde la Audiencia Nacional hasta San Sebastián para conocer, de primera mano, la situación del preso Bolinaga, que sufre cáncer con metástasis.
El juez ha llegado al centro hospitalario sobre las cinco y veinte de la tarde y, tres horas después, sobre las ocho y cuarto de la tarde ha abandonado el centro hospitalario por la zona de acceso al hospital Materno Infantil.
En el transcurso de su visita, ha tenido ocasión de reunirse con los oncólogos que tratan al preso de ETA para conocer la situación en la que se encuentra el recluso y el desarrollo de su enfermedad. Asimismo, el juez ha decidido acercarse a la habitación de Bolinaga, donde ha permanecido durante unos minutos.
El juez deberá determinar si resuelve su excarcelación o no, después de que la Fiscalía haya informado en contra de la concesión de la libertad condicional al recluso. El ministerio público se ha basado, para realizar su informe, en el de la médico forense de la Audiencia Nacional que considera que el preso no es un enfermo terminal y puede recibir tratamiento en prisión.
Por su parte, el Hospital Donostia, donde está ingresado Bolinaga, ya dictaminó que el cáncer de riñón con metástasis pulmonar y cerebral que padece es "irreversible", por lo que no puede ser tratado en la cárcel. En base a este informe, se le concedió el tercer grado.
La Fiscalía, sin embargo, ha fundamentado que el informe médico forense de la Audiencia Nacional establece que el recluso puede llevar un tratamiento en prisión y que éste no debe ser excarcelado ya que no ha pedido perdón ni repudiado a ETA.
Con toda la documentación en su poder, y para poder decidir sobre la situación de Josu Uribetxebarria Bolinaga, el juez central de Vigilancia Penitenciaria ha decidido trasladarse hasta San Sebastián para comprobar el estado del enfermo.