Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá, sobre Cataluña, insiste en que los hechos impugnables ante los tribunales "tienen que tener una materialidad"

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha insistido este martes en que "los hechos que son susceptibles para la impugnación ante los tribunales, el Tribunal Supremo o la justicia ordinaria, tienen que tener una materialidad".
El ministro se ha pronunciado así en declaraciones a los periodistas preguntado acerca de las pretensiones del nuevo Gobierno de Cataluña de avanzar hacia un Estado catalán. Según ha explicado, no son impugnables las "meras expresiones de voluntad o de ejercicio de libertad de expresión".
Así pues, el ministro ha asegurado que el Gobierno podrá ejercer acciones ante los tribunales solamente si se trata de "actos jurídicos con todas sus formalidades y contenidos". "Y en el caso de que se ejerciesen algunas acciones ante la justicia ordinaria por la Fiscalía del Estado será si concurren los elementos de los tipos penales que nuestro Código establece", ha puntualizado.
En este sentido, ha añadido que cualquier operador jurídico --ya sea el fiscal o el abogado del Estado-- tiene la labor de "comprobar si los elementos de un tipo penal o infracción" del marco constitucional "constituyen un elemento objetivo suficiente" como para que se admitido a trámite o impugnarlo constitucionalmente.
En cualquier caso, Catalá ha afirmado que el marco jurídico "es igual para todos" y que "nadie está por encima de la ley": "Cualquiera que incumpla las leyes penales o cualquiera tendrá sin duda la respuesta absoluta del Estado de derecho", ha manifestado.
"Todas las instituciones del Estado garantizan la vigencia plena de la Constitución, el respeto a la ley y el cumplimiento pleno por todas las autoridades del ordenamiento jurídico", ha dicho, expresando su "confianza" en que las instituciones funcionan "con plena eficacia y absoluta fortaleza".
Además, ha negado que exista un "plan concertado" entre las distintas instituciones que pueda tomar decisiones decisión ante proceso soberanista en Cataluña ya que, según ha defendido, actúan con "imparcialidad e independencia".
A pesar de que en la actualidad el Gobierno se encuentra en funciones, el ministro sostiene que "el Estado de Derecho no está nunca en funciones" y, por este motivo, el Ejecutivo seguirá "ejerciendo su responsabilidad".
TOMA DE POSESIÓN DE PUIGDEMONT
De hecho, ha avanzado que el Gobierno estará pendiente de la toma de posesión del nuevo presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, para ver "cómo se produce y si es respetuosa con la Constitución o si genera algún tipo de infracción".
El ministro ha recordado que el propio TC y la Junta Electoral Central han avalado la introducción de algunas fórmulas adicionales en los juramentos o promesas de la Constitución, siempre que no "desvirtúen" lo que es el propio compromiso de cumplir con la Constitución.
Es más, ha augurado que este miércoles, en la constitución de las Cortes Generales, se verá con toda seguridad a diputados utilizando algunas de esas fórmulas.