Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá defiende que el Gobierno ya trabaja para mejorar las deficiencias denunciadas por Lesmes y agilizar la Justicia

Renuncia a una reforma integral del Código Procesal Penal en favor de "4 ó 5 medidas" que "den un buen empujón" a la agilización de la Justicia
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha defendido este miércoles que el Gobierno ya trabaja en una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que permita agilizar la acción judicial y subsanar algunas de las deficiencias denunciadas por el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes.
El ministro ha salido así al paso de la advertencia que lanzó este martes Lesmes, denunciando que la actual Ley de Enjuiciamiento Criminal está "pensada para el robagallinas, no para el gran defraudador", suponiendo una gran traba para la lucha contra la corrupción.
Catalá ha sostenido que su Departamento está trabajando "coordinadísimamente" con el CGPJ en todas las reformas relacionadas con la carrera judicial y coincide con el presidente del órgano en que actualmente existen "algunas deficiencias" que "no facilitan la acción investigadora y la acción enjuiciadora de los jueces".
Así, ha repasado algunas de las reformas en las que trabaja el Ministerio de Justicia, como prevenir el "excesivo alargamiento de los plazos en la tramitación de causas complejas". "Seguramente podemos dotarnos de técnicas de investigación y procesales que acorten esos tiempos, que no concatenen las investigaciones sucesivas sino que cada una de ellas constituya una pieza que pueda ser sometida a enjuiciamiento en tiempos más cortos", ha explicado.
Otra medida estará orientada a dotar a los jueces, particularmente a los de la Audiencia Nacional, de técnicas de investigación de la comisión de delitos complejos basados en las nuevas tecnologías y que la actual Ley de Enjuiciamiento Criminal, del siglo XIX, "no prevé"; además de reformas para agilizar los plazos.
GARANTIZAR REFORMAS PUNTUALES
Catalá ha reconocido que esta reforma "quizá" no tenga la "ambición" de una reforma integral del conjunto del Código Procesal Penal, pero ha reconocido que es más partidario de acordar "cuatro o cinco medidas" que logren el consenso de todos los actores y con las que se dé "un buen empujón para la agilización de la justicia".
"No es una reforma integral de la ley, pero me preocuparía que, por intentar abordar un proyecto muy ambicioso de reforma, no tuviésemos tiempo político-parlamentario para llevarlo a cabo", ha reconocido tras reunirse con la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza.