Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Catalá tacha de "anécdotas" los apoyos de Rajoy a cargos del PP que hoy están condenados por corrupción

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha atribuido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el liderazgo por la regeneración democrática y ha tachado de "anécdotas" los apoyos que dio en el pasado a cargos de su partido que hoy están condenados por corrupción.
Preguntado por sus frases de apoyo a Jaume Matas, Carlos Fabra, Alfonso Rus o Luis Bárcenas, Catalá ha replicado que es "muy fácil enjuiciar con información de hoy" y decir qué se hubiese hecho de haber sabido lo que hoy sabemos.
En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, ha atribuido a Rajoy el liderazgo en la acción de Gobierno y la acción legislativa que han hecho más difíciles los casos de corrupción. A su modo de ver, es "mezquino" atribuirle comportamientos deshonestos teniendo en cuenta su trayectoria en el servicio público, renunciando a condiciones profesionales que habrían sido mejores de las que ha tenido en política.
Por eso, después de que en la Comunidad Valenciana se haya desmantelado una nueva trama de corrupción vinculada con excargos del PP, ha mantenido que Rajoy está "absolutamente" legitimado para luchar contra la corrupción, porque precisamente lo que ha hecho ha sido aprobar "la batería más potente de medidas" para combatirla. "Me sorprenda que algunos le atribuyan todos los males de la corrupción y no los beneficios de las medidas que ha tomado", ha lamentado.
PARADÓJICAMENTE, LAS NOTICIAS SON POSITIVAS
A su modo de ver, cualquier noticia que tenga que ver con la "lucha del sistema" contra la corrupción, es positivo, aunque parezca paradójico, porque demuestra que el sistema la está combatiendo.
Tampoco cree que estos casos impidan negociar con el PP, porque es quien ha puesto medidas para impedirlos: "Si han sucedido estas cosas es porque los gobiernos anteriores no adoptaron las medidas", ha dicho. Y ha recalcado que el PP ha apartado a los sospechosos.
Y se ha defendido diciendo que él no llama "corrupto" al PSOE por el hecho de tener imputados en Mercasevilla, en los ERE o en los cursos de formación, con "centenares de personas imputadas y cientos de millones de euros de dinero público defraudadas", porque la corrupción no es atribuible a los partidos sino a las personas. "No es el PP, en absoluto", ha remachado.